martes, 29 de noviembre de 2011

Una bola más

Ya estoy por poner que aquí sólo escribo de Nadal, pero qué más da. Esto va así. Hoy le he visto entrenar en Sevilla para la final de la Davis. Intercambios de bolas duros con Ferrer, intensos, buscando ganar el punto. Los dos. Cada ciertas secuencias cambiaban el lado de la pista. Se senataban a recuperar unos minutos y vuelta a la humedad y la pista nueva, el polvo de ladrillo, como le dicen los argentinos.

Estaba fallando Nadal con el revés cortado y una de las veces que que tocaba cambio de pista y descanso ha llamado al capitán y le ha dicho que le tirase bolas a su revés. Ferrer se ha sentado y Rafa se ha quedado en la pista, apenas cinco, seis minutos más, pegando reveses cortados. Carrera, resbalada, revés cortado paralelo. Vuelta. Carrera, resbalada, revés cortado paralelo. Cuando le han entrado cuatro o cinco seguidos Costa le ha hecho medio gesto, como para decirle: muy bien, ya está. A la mitad del gesto Rafa le ha dicho: No, ahora cruzados. Y ha estado otro ratito tirando reveses cortados cruzados. Le han entrado y se ha sentado.

Luego le he preguntado a Costa, mientras se retiraba al vestuario después del entreno, si eso era habitual. Me ha dicho que sí.

-No digo habitual en Nadal, digo habitual en el resto de los jugadores de este nivel.
-Sí, sí, lo hacen, lo hacen todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.