martes, 26 de abril de 2016

El spinning y el espacio tiempo en Jerez

La hoja del vuelta a vuelta deja bien claro qué fue la carrera. Ni un sólo cambio en las cinco primeras posiciones en las 27 vueltas. Bueno, hubo uno, sí; y también un adelantamiento de Jorge a Vale, que replicó el italiano al instante. Pero nada más.




Sin embargo la dificultad de la carrera debió de ser enorme. Imposible de captar sin escuchar a los pilotos. Había una pista: se rodó 31 segundos más lento que el año anterior.

Todos los pilotos se quejaron de spinning en el neumático trasero. En pretemporada tenía tanto agarre que transfería demasiado peso al delantero y provocaba demasiadas caídas. Hasta la explosión del neumático de Redding en Argentina (aún sin desvelar qué pasó). Entonces Michelin decidió endurecer tanto la carcasa que ahora patina incluso en plena recta, de modo que los pilotos se ven obligados a llevar el gas al 80% para reducir la velocidad y buscar ese agarre. El más hábil de todos el domingo fue Valentino Rossi. Dennis Noyes apunta desde Borrego, California: Para Vale volver a Michelin es como volver a casa...y su experiencia llevando las salvajes 500cc 2T le ha dado da tacto "pre-electrónico".


Una victoria con la que vuelve a marcar el territorio dentro de los garages de Yamaha y que le acerca a algo que parecía imposible: las 122 de Giacomo Agostini.

Marc, Jorge y Valentino llevan tres años rompiendo sistemáticamente la línea espacio-tiempo en este deporte. Cada domingo algo. En 2013 el #93 pulverizó todos los records, se inventó una menra nueva de pilotar, revolucionó las tandas de clasificación...; en 2014 hizo 10 de 10; en 2015 Valentino perdió el Mundial por cinco puntos en una asombrosa demostración de cómo competir fuera de su generación. Apenas ha comenzado este Mundial y sigue ganado; la misma semana que su compañero de equipo anuncia su fichaje por Ducati 15 carreras antes de que se vaya a hacer efectivo. Una locura. En ella vivimos.

sábado, 23 de abril de 2016

La carrera, visualizada

Rossi en la pole en Jerez: "Sólo sé que Jorge querrá salir bien y largarse; y que Marc llegará fuerte al final de carrera. Lo que pase entre medias... buh!"

En el último time attack levantó la primera posición a Jorge Lorenzo. "A mi me gusta este circuito porque yo aquí era rápido de joven..." saca partido a todo Rossi. - ¿Te acuerdas de tu última pole aquí? - "Sí, fue en 2005". Sí, esa fue la carrera de la colisión en la última curva con Sete Gibernau.

-¿Y si llegáis los tres juntos a la última curva en la última vuelta... cuál es la mejor posición para afrontarla?
Rossi: "Supongo que llegar primero con un segundo de ventaja sobre el de atrás". Risas en la sala.
Jorge: "Llegar primero con 150 metros de ventaja y unas aletas enormes para que tapen sobre todo el interior de la curva." Más risas en la sala.
Marc: "Después de lo que han dicho ellos supongo que lo mejor es ir tercero y ver el show." Descojone general en la sala.
Luego, en el corrillo con la prensa italiana, Rossi cambia el paso: "Si llegamos los tres... el cuarto tendrá muchas posibilidades de ganar." Risas italianas.

Para los neumáticos hay un número clave aquí en Jerez: el cinco. En palabras de Marc, el duro (el que todos montarán) "a las cinco vueltas cae, aunque luego se mantiene estable." Rossi lo mira desde otro ángulo: "el duro llega bien a las últimas cinco vueltas." Cada cual tiene puesta la cabeza en un sitio.

Queda una sesión para acabar de ajustar todo, el warm up. Y a las dos se apagará el semáforo. Si mantienen en pista el discurso que ahora manejan... Jorge tirará para irse, Valentino improvisará en carrera y Marc se dejará llevar a la espera de un ataque final. Sabe que su Honda es inferior a la M1 en esta pista (él saca el tiempo en las frenadas y aquí sólo hay dos. O en palabras de Forcada: hay dos rectas y trece curvas; no compensan los desajustes de un motor salvaje si eres capaz de mantener la velocidad en curva; un clásico de Yamaha vs Honda) y pondrá en marcha la táctica de la leona: perseguir a la gacela para intentar un ataque en el último momento.



 

lunes, 11 de abril de 2016

Vente pa' Jerez

En la vuelta 7 Dani perdió el control de la moto y su Honda impactó con la Ducati de Dovizioso. Se puso en pie y fue a preguntarle cómo estaba. Fue en la curva 1, a la que se llega 310kmh y se frena en una subida que parece un muro hasta poner la moto a 70kmh. A esa velocidad salió despedida la moto. Hay toques, caídas, que son incidentes de carrera. Este fue un accidente. Cuando, unas vueltas después, Dani no pudo seguir en carrera lo primero que hizo fue acercarse al box de Dovi para pedirle disculpas. No quería adelantarle ahí. Sucedió que en esa frenada fortísima, con la pista empinada, la rueda delantera se le quedó clavada y se cayó. La disculpa fue un gesto deportivo que habitualmente se produce en el Mundial. Pero tal y como está el patio en MotoGP hoy ha sido casi conmovedor.

Cuatro vueltas antes, en la tercera, Valentino Rossi se había ido al suelo en la curva 2. Había sufrido algún problema con el cambio en el inicio de la carrera, y apretó para no perder el grupo de cabeza. Pero este circuito no te perdona una imprecisión. Se le cerró la dirección... y al suelo. Desde el airfence volvió la cara a la pista y dedicó una mirada melancólica a la huella de su moto en el asfalto. Randy Mamola lo recogió en su scooter y le acercó al box.

Márquez pilotó según el guión. Lideró de principio a fin y rellenó la casilla de Austin con otro tic. Cuatro de cuatro. En la rueda de prensa dio la clave para la temporada. Hay que entender los neumáticos, hablar con la gente de Michelin y escucharles.

Jorge Lorenzo pilotó según el guión y quedó en el mejor lugar posible viendo las prestaciones de Marc durante el fin de semana. Segundo. Ya tuvo bastante con el cero de Argentina. 

Iannone acabó en el podió, con un gesto más de alivio que de alegría. No tardó en explicarlo: "He corrido con mucha tensión y mucha presión después de lo de Argentina. Dedico este podio a Ducati porque es lo mínimo que puedo hacer."

El Mundial llega a Europa en dos semanas. Ya sabremos qué moto pilotará Jorge Lorenzo en 2017, pero sobre todo llegaremos a circuitos con solera, peso, historia, pistas estrechas, mundos diferentes. Michelin respirará aliviada. Veremos si Honda y Ducati son un espejismo como el año pasado. Hablará Yamaha y Suzuki deberá revalidar sus expectativas: al primer podio, motores congelados. Comienza el Mundial... y lidera Márquez.


viernes, 8 de abril de 2016

Y el piloto, qué?

Hay una carrera en la sala de prensa, en las redes y en el papel. Unos, la mayoría, diciendo que el contrato ya está firmado. Otros, los menos, que está lejos. Tal es la fuerza de lo que representa el paso del campeón del mundo a Ducati. Abandonar la marca en la que ha alcanzado la cota más alta de la velocidad sobre dos ruedas: tres veces campeón del mundo. La marca que debe ponerle la moto este fin de semana, y quince más. Yamaha.

Hay una carrera el domingo. La tercera del Mundial, en uno de los circuitos más espectaculares del calendario. Y claramente los pilotos piden una tregua de noticias para trabajar en ser rápidos. El propio Jorge prendió la mecha en pretemporada pidiendo renovar el contrato con Yamaha. Hoy dice: "este fin de semana no se habla del futuro." El propio Rossi calentó el tema en Argentina diciendo que "hay que tener pelotas para irse a Ducati." Hoy, en la rueda de prensa internacional dice "no sé nada", pero en los corrillos desliza: "sí, los tiene. Ha sido una decisión valiente, si lo ha hecho, que no lo sé. Le deseo mucha suerte a él y a Ducati."

Para muchos ha sido una odisea llegar de Termas de Rio Hondo hasta Austin. Mañana se ponen en marcha las motos. Habrá que estar pendientes de todos, claro; y un poco más de Maverick Viñales.

Hoy Márquez ha dicho dos cosas importantes; que espera que MotoGP no se convierta en una Fórmula1 con los alerones y la aerodinámica (mañana se trata el tema en la comisión de seguridad) y que toda la pretemporada trabajó en cambiar su estilo de pilotaje para adaptarse a los nuevos neumáticos, hasta que el último día se dio cuenta de que lo que realmente le funcionaba era su estilo original.

He recordado tantas veces las conversaciones que he tenido con Dennis Noyes y Angel Nieto sobre los problemas de las motos y cómo intenta solucionarlos cada fábrica. Dennis siempre ha sabido lo último. Venía a la cabina con las novedades. Las explicaba. Hoy he reparado en que Ángel siempre callaba; y de vez en cuando, cada dos o tres grandes premios nos decía: y el piloto, qué pasa, que nunca da tres vueltas para ver cómo está él o que!?

miércoles, 6 de abril de 2016

¿Por qué iba a irse Lorenzo a Ducati?

1. Por la pasta. Principal motor de todo este tema. Aparentemente hay una super oferta de AUDI.

2. Por tener una última motivación: ser leyenda incontestable. Esto lo explica muy bien su padre. Casey Stoner fue el único capaz de hacer campeón del mundo a Ducati y ya sólo por ese motivo habría que considerarlo uno de los mejores de la historia. Ha hecho algo que nadie más ha podido conseguir.

Sólo tener enfrente este objetivo consigue una cascada de motivaciones positivas que pondrán automáticamente a punto la mente de Lorenzo para competir. No le hará falta seguir leyendo muchas más biografías deportivas.

En Yamaha ya es piloto leyenda: ha conseguido tres títulos del Mundo, como Kenny Roberts, Lawson y Rainey. Le faltaría conseguir dos más para superar los cuatro de Rossi, que siempre ha sido su gran rival.

Pero yéndose a Ducati acorta el camino para superar en algo a Valentino. Ya le ha ganado en la pista y le podría ganar ganar en algún capítulo del libro de historia. Si fuera campeón del mundo en el equipo de Dall'Igna... escalaría varios peldaños entre las leyendas. Obviamente siempre podrá decir: sólo hay dos campeones con Ducati, y uno soy yo.



lunes, 4 de abril de 2016

Gana quien se adapta


Al final ni neumático de seguridad ni 25 vueltas ni lluvia ni sí ni no. Dirección de carrera llegó a manejar cuatro hipótesis sobre cómo debía darse la carrera de MotoGP. La que finalmente se llevó a cabo fue el modelo Australia 2013: carrera acortada a 20 vueltas con cambio obligatorio de neumáticos entre las vueltas 9 y 11. No se usaron los neumáticos de seguridad porque el warm up fue en mojado y no pudieron probarlos. Así que Michelin usó la táctica Bridgestone. Menos vueltas y cambio de neumáticos.

En la primera curva Iannone casi hizo un strike: tocó a Marc, que aguantó la embestida... y Dani estuvo rápido y salvó la situación ;  en la penúltima curva, sin embargo, se llevó por delante a su compañero de equipo, Dovizioso, cuando a ambos les faltaban apenas 100 metros para cruzar la línea de meta en segunda y tercera posición. Un desastre Ducati. Tal vez con los pilotos nerviosos ante el inminente fichaje para la temporada que viene de Jorge Lorenzo. El rumor dice que los contratos ya están firmados. Así que uno de los dos Andrea estará  fuera de Ducati en 2017.

Rossi y Márquez tuvieron su cuota de adelantamientos y contraadelantamientos antes del cambio de moto. Con la segunda, Rossi no tuvo ningún feeling y si no es por Iannone se queda fuera del podio. Marc tiró como un misil tras el paso por pit lane y ganó con autoridad. Vuelve. Vuelve a ganar Márquez. “Es lo que más le gusta”, dice Alzamora.

Jorge Lorenzo se fue al suelo en la curva 1 cuando comenzaba la sexta vuelta. Allí se habían caído también Aleix Espargaró y Cal Crutchlow, y ahí acabó cayendo también Maverick Viñales a falta de dos vueltas cuando perseguía a Valentino Rossi, con muchas posibilidades de pasarle.

En una semana, Austin, Texas.

domingo, 3 de abril de 2016

Emergencia. Neumáticos de seguridad.

Michelin decide retirar los dos tipos de neumáticos traseros que ha llevado a Termas de Rio Hondo para la segunda carrera del año porque en el último entrenamiento del Sábado, antes de las tandas clasificatorias, a Scott Redding le reventó el suyo en plena curva 6. Destrozó la parte trasera de la moto. Una de las partes del neumático acabó impactando en la espalda del piloto. Le dejó una buena señal. Se paró la sesión, se reanudó, y volvieron a pararla porque Michelin dudaba de la seguridad de sus neumáticos. Se completaron los últimos cuatro minutos, llenos de tensión y de incertidumbre. Y las tandas clasificatorias. Los pilotos volvieron a tirar a saco para conseguir su puesto en la parrilla, en un circuito que es una tortura, con baches pronunciados en varias zonas de frenada y aceleración. La moto se mueve como un toro mecánico. Las ruedas no encuentran el asfalto, el chasis se retuerce en cada impacto, a veces con todo el caballaje empujando la moto, y a veces con toda la inercia de la frenada sobre las muñecas del piloto. Juan Martínez dice en MovistarPlus que el control de tracción puede llegar a desconfigurarse porque no recibe bien la información. Lo que faltaba.

Así que la carrera se hará con los neumáticos ultraseguros que lleva Michelin para casos como este. A Bridgestone también le pasó en su época de proveedor único. En Phillip Island 2013 obligaron a cambiarlos a mitad de carrera. Como no pueden realizar pruebas en circuitos nuevos o en los reasfaltados, cuando se encuentran con un trazado extremadamente abrasivo puede suceder que los neumáticos no resistan. Es el caso. Los pilotos dispondrán de 30 minutos extra de warm up. O sea, una hora para preparar el Gran Premio. En realidad es una buena noticia, porque si llueve (ahora mismo, a nueve horas para la carrera, lo está haciendo) se dará la misma situación pero con las gomas de lluvia. Nadie hasta ahora las ha probado. La tercera posibilidad es la más retorcida: si hay un flag to flag, correran con dos neumáticos que nadie nunca ha probado, los de lluvia y los de seguridad.


Como ya aprendimos en 2015, no necesariamente ganará el más rápido, sino el que mejor se adapte a las situaciones cambiantes. Suerte a todos. Hay peligro. Es una carrera seria. Todas lo son, sí; pero en esta tenemos la certeza del peligro donde mires. Hay muy pocas zonas seguras.

La primera línea, para rematar, tiene a los protagonistas del último Mundial bien juntitos: Marc, Rossi y Jorge. Suerte a todos.