domingo, 16 de noviembre de 2014

Dos detalles

Hubo un momento del partido en el que Stan Wawrinka cambió su raqueta, y al dejar la usada dentro de la bolsa, cerró la cremallera. Cerró la cremallera! Casi al final, ya en el set de desempate, acudió de nuevo a la bolsa. Cambió la raqueta... pero ya dejó el raquetero abierto. Control del partido vs control de uno mismo.

Federer, en el alambre, sobrepasado todo el partido, jugó en la cuerda floja mucho minutos, salvó cuatro bolas de partido. En un momento dado todo lo que podía hacer era estar, que no le borrara Wawrinka del O2 Arena. Y estuvo. Salvó cuatro bolas de partido y ganó la primera que tuvo él. Federer. Roger Federer.


domingo, 9 de noviembre de 2014

Mañana es 2015


La respuesta de Rossi es: la pasión. ¿Cómo aguantas siendo competitivo con 35 años? “Por la pasión” Es la gasolina de la ecuación talento más trabajo más el factor corrector edad. La pasión hace que todo ligue, como en cocina. Que el plato salga redondo, cuajado, serio, delicioso. Rossi ha sido subcampeón del mundo. Y dice Dennis Noyes: si no hubiera un extraterrestre llamado Márquez estaríamos hablando del décimo título del mundo de Valentino.

El extraterrestre estaba afónico en parrilla de salida. Afónico de gritar en la victoria de su hermano en Moto3, afónico de gritar mientras destrozaba a puñetazos la repisa de la tetoya del equipo junto a Emilio Alzamora. Después de tanta tensión.

Entonces dijo: es la carrera a la que menos concentrado llego, pero es la última e intentaré divertirme. Salió desde la segunda línea, aflojó cada vez que la lluvia fina metía incertidumbre en carrera, con el pit lane abierto desde la segunda vuelta por si querían cambiar de moto. Apretaba cada vez que la pista se secaba. Y metió un hachazo descomunal a Iannone y Valentino para liderar la carrera hasta el final. Ganó. 13 victorias esta temporada. Doohan, en 1997 hizo 12. Otro record para el niño. En parque cerrado se acercó su madre y la besó. Se acercó Nakamoto y le plantó otro beso. Se reía a mandíbula abierta el jefe de Honda. Le dio libre para mañana Lunes. Bueno. Algo es algo. Mañana comienza 2015 en MotoGP. Por si las cosas no van suficientemente deprisa.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Otra vez Rossi


Rossi. Rossi. Siempre Rossi. Valentino. Pole. Pole #50 en MotoGP. Alberto Puig dice que alucina con Rossi porque está compitiendo fuera de su época. El italiano, en su círculo dice: cuando yo ganaba decían que era porque tenía la mejor moto. De Marc no dicen eso. Es la queja sottovoce, íntima, de un campeonísimo que siempre se lo ha currado. Márquez, que ha pasado como un misil por delante de Dani y Jorge. Márquez, que dice que le encantaría correr contra Stoner. Márquez se las tiene que ver con Valentino Rossi. 9 veces campeón del mundo, trabaja desde el año pasado en sacar el cuerpo de la moto, tirar el codo para abajo. Afuera y abajo. Él, que fue pionero en sacar la pierna para equilibrar la frenada. Rossi, el piloto de los domingos, el que “pasaba” de las poles porque remontaba y batallaba y ganaba. Ahora currándose la vuelta rápida porque si no los top three guys se le van.

Hoy sábado, cuando pasaba por meta y picaba el tiempo de la pole, Marc se ajustaba la gorra de su patrocinador en el box. Minutos antes se había caído en la curva 4. Perfil derecho del neumático frío. El viernes se había caído en la 5, también a derechas... pero esta vez, hoy, se levantó de la gravilla con rabia, con ganas de patear la moto por no patearse él mismo. En la atención a prensa la voz de Marc es la de un piloto cansado, al límite. Y mañana tiene carrera contra Valentino, 35 años, peleando por el subcampeonato; contra Jorge Lorenzo, en pelea con Valentino; y contra Dani: una sola victoria esta temporada.

Como siempre. A las dos de la tarde. La última de 2014.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El chico del pueblo de al lado

Las victorias se celebran. Las derrotas se analizan. Al final del día el mundo sigue girando y siempre hay revancha. Y si no hay se busca. Pero hay victorias especiales y derrotas diferentes. Los gestos nos ponen en la pista. Vamos allá.

Rossi gana en Italia, cinco años temporadas después, con 35 años. En el podio se arrodilla ante la afición. En los momentos de los trofeos sube a su jefe de mecánicos al cajón, con él. Galbusera, el hombre que encontró en un test de superbikes, un tipo que no tenía ni idea del Mundial del MotoGP. A ese Valentino le dijo: vente, necesito las ideas nuevas que Burgess (14 años después) no tiene. La intuición y el atrevimiento.

La carrera: Márquez sabía que Jorge intentaría irse desde el principio y saltó como un gato desde la segunda línea para bloquear esa tentativa. Se metió en batalla con Rossi. Dos veces le adelantó y dos veces le contestó el italiano. Finalmente los dos pasaron delante de Jorge Lorenzo y cuando todo paracía dulce, cuando se cocían esa vueltas que preparan la batalla final, Márquez se cayó. Fue en la curva 4, lentísima, reviradísima: "Iba relajado, me confié en exceso, quise cerrar un poco más de la cuenta y esta vez no pude levantar la moto."Se le cayó a plomo. Levantó solo esos 160 kilos de peso y con la ayuda de los marshalls logró arrancarla y entrar en pista de nuevo. Tiró a saco y ganó un punto. "Lo hice por los mecánicos." Podía haberse quedado quieto, haberse lamentado de la caída ("el primer error del año en carrera") y nadie le habría reprochado nada. Pero se levantó y entre la vuelta 9 y la 21 enjugó una diferencia de 37 segundos con el penúltimo, para culminar la remontada hasta el corte de los puntos en la última vuelta. "Ahora me pongo en modo campeonato". Que significa, sobre todo, ni un error más de ahora en adelante. Quedan cinco carreras. Y cerrar nunca es fácil.

"Es un cabronazo y lo va a intentar"

Cuando se retire, la huella de Valentino en el corazón de los aficionados será enorme. 9 títulos del mundo (¿tal vez 10?), las batallas con Biaggi, con Sete, con Stoner, con Jorge; tantas remontadas, tantísimos adelantamientos, tantas celebraciones locas... Esa será la huella emocional. Pero habrá una huella física, sobre la tierra. Hoy la vi. Está en una de las laderas de Tavullia, su pueblo: una pista de tierra para derrapar. Ese es su playground, el sitio de su recreo. Una leyenda que saldrá mañana desde primera línea en el circuito de Misano, a 20 minutos de su casa. Una leyenda que se descuelga de la M1 para meterla en la curva. Valentino Rossi. Este tipo que maneja el final de su carrera con un excelente paso por curva, mirando de reojo los negocios. Vio clara la irrupción de Márquez y prefirió apadrinarle antes que entrar en una última batalla. El año pasado, después de verse superado por el niño, le agarró por el cuello y entre risas le dijo: "bastardo!!"

Hoy, en la sala de prensa, con Jorge en la pole (desde Japón 2013 -13 carreras-no estaba) y Marc saliendo cuarto (desde Montmeló 2013 -24 carreras- en primera línea) decidió poner el foco en el niño: "Nunca se sabe con Márquez, es un cabronazo y va a intentar ganar dando más del 100 por 100 en carrera." Risas. Apunta al heredero de nuevo. En inglés le dice bastard, en italiano bastardo. Guido Meda, el clásico narrador para Italia le llamaba cabroncete. La traducción más cercana podría ser cabronazo. Sí. Si mañana gana, habrá que decir: qué cabrón! 

¿Por qué?: porque en Misano, en el Marco Simoncelli, desde 2007 se corre en sentido inverso al diseñado, con lo que es crucial el paso por curva; y en eso hay un maestro: Jorge Lorenzo, con hat trick de victorias en los últimos años. Su última referencia es que el año pasado metió tres segundos de diferencia en las 5 primeras vueltas al resto. Ahí es nada.

Así que para el domingo tenemos a un maestro de las líneas en Misano: Jorge Lorenzo; la leyenda Rossi: sale desde primera línea y tiene ritmo (en el FP4 hizo 17 vueltas: una tanda de 5 en 1.34medios y una segunda secuencia de 7 1.34bajos). Y el cabronazo de Marc saliendo desde segunda línea, con los deberes sin hacer, pendiente de unas últimas pruebas para el warm up, y según sus cálculos a dos victorias para ser de nuevo campeón del mundo.

Se meterán en medio las Ducati, aparecerá Dani y la pista, estrecha, corta y revirada, propondrá una batalla descomunal. A las dos de la tarde. Vamos allá.

martes, 2 de septiembre de 2014

Curva 14: The Loop


Si hubiera sido un combate de boxeo podríamos tener esto: Tal vez un combate a 12 asaltos, con el título del mundo en juego. Mucha tensión y ni un solo impacto en los 10 primeros asaltos. Pero en el 11... pam! Un golpe al mentón. Directo. Jorge Lorenzo lo encaja, pero sigue en pie. Campana. Último asalto. Jorge coge el centro del cuadrilátero, busca la rendija: pam! Directo al mentón de Márquez. No lo acusa en exceso, sigue en la distancia... y a treinta segundos... pah!, pah!,pah! Un intercambio brutal, despiadado, con las defensas abajo los dos. Golpes duros, desnudos, a vida o muerte.

El año pasado fueron adelantamientos de libro. De línea Yamaha vs point & shoot. Esta vez Jorge fue con lo suyo, con su línea limpia, pero en dos curvas se encontró a Márquez primero por la derecha y luego por el interior, en la izquierda. Tuvo que levantar la moto para salvar el impacto. Y ahí se decidió Silverstone 2014.

sábado, 30 de agosto de 2014

Nube o tormenta

Tal vez sea yo. O tal vez sea este circuito, Silverstone: planísimo, partido en dos, largo (el más largo del Mundial -5.900m-), bacheado, frío, montado sobre un aeródromo de la Segunda Guerra Mundial (DNoyes me cuenta que eligieron este sitio para que el viendo ayudase al despegue de los bombarderos pesados). O tal vez sea la isla. En las islas las cosas son diferentes.

El viernes Marc llegaba con la herida de Brno (no fue la derrota ni el quedarse fuera del podio, fue quedarse a una sola victoria del record. No hubo 11/11. Cuando salude a Mick Doohan, el australiano seguirá sonriendo) y les metió más de un segundo a sus rivales en los dos entrenamientos, como si corriese abriéndose paso a latigazos, con ira. Iba tan a saco que cuando le preguntaron quién era su rival este fin de semana comenzó: "Bradl, que es el segundo, no?"y de repente se dió cuenta y cortó. Dijo: basta. No hay necesidad. Y pidió otra pregunta.

El sábado hizo la pole (10 de 12 posibles), a dos décimas del tiempo estratosférico del año pasado. Se cayó por la mañana. Una caída tonta en la 14, lenta, lentísima. "En este circuito hay que estar siempre en tensión, no te puedes relajar, porque si ralentizas un momento el paso, los baches te sacan de punto."

Sus rivales, en plena crecida desde hace tres carreras (JLo 3 podios, Vale 2 podios, Dani 1 victoria #lavictoria) se han encontrado con la misma piedra en el zapato que al principio de temporada. Otra vez el neumático super duro del primer tercio de campeonato. Las Yamaha, cuyo fuerte es el paso por curva, necesitan estar más tiempo inclinadas que las Honda, y ese flanco tan duro no se lo permite. Les niegan su mejor virtud. JLo: "Necesitamos un neumático más blando en los laterales. La realidad es que con los neumáticos del año pasado íbamos más rápido."

Hay nubes. Hace frío. El asfalto está gélido. Los neumáticos no agarran. Pero esto es Silverstone. Una cosa seria. 18 curvas. 3 rectas. 20 vueltas. 2 secuencias de curvas enlazadas que te examinan como piloto y un par de frenadas que te miden como competidor. Va la gente encogida por el paddock. Cada nube lleva dentro una tormenta. Y en las cabezas está qué pasará el domingo. El domingo a la una de la tarde en Inglaterra.

Marc Dovi Jorge
Aleix Dani Valentino

Silverstone.