lunes, 18 de julio de 2016

El dueño del cotarro

Salió desde la pole. Perdió posiciones, se salió de pista, hizo una maniobra increíble en la grava para meter la moto en pista de nuevo; acertó en el momento del flag to flag. Ganó. Márquez. 

"Cuando hay un flag to flag no entiendes nada; sólo corres", dice Márquez en sala de prensa. Una vez más fue el que mejor y más rápido se adaptó a las situaciones cambiantes. "Desde Australia 2013 trabajamos mucho en preparar la carreras. Antes de esta habíamos hecho cuatro reuniones." Así que tenían la estrategia clara: Si la pista se seca cambiaremos a neumático liso. No existe el intermedio, cuenta Marc. Ganó en Sachsenring, en una carrera loca, que empezó con mucha agua en pista y acabó con un gran carril seco.

Pero antes de cambiar de moto Marc había dejado otra maniobra para el dvd de "salvadas imposibles". Cuando se estaba saliendo de pista en la curva 8 (a unos 180kmh) y se iba directo a la grava, en vez de dejar correr la moto para que la grava la detuviese... hizo "clic y me puse en moto motocross", aceleró, hizo girar la moto a izquierdas, como en sus entrenamientos de flat-track sobre la tierra mojada, y sacó a su Honda de allí dando gas. Volvió a pista, pasó por pit lane para coger la de slicks y ganó la carrera. Para hacerlo tuvo que pilotar con una precisión tremenda (el carril con asfalto seco aún era estrechísimo - Pol Espargaró entró con él y a la segunda vuelta pisó agua y se fue al suelo) y una determinación descomunal, sabiendo que iría cada vez más rápido, con la certeza añadida de que cuanto más tardasen en cambiar la moto los de delante mejor se le pondrían a él las cosas.

Y los de delante: Rossi, Crutchlow, Barberá, Dovi, Miller... tardaron un mundo en hacer el cambio. "Cuando estás encima de la moto y ves que hay agua todavía en partes de la pista realmente tienes miedo de ir con slicks, así que no está claro que haya que cambiar; de hecho a 8 vueltas para el final yo creía que podíamos acabar la carrera con los neumáticos rallados" cuenta Dovizioso.

Crutchlow y Dovi completaron el podio. Valentino acabó octavo. Jorge, decimoquinto. Tres semanas de parón y a un circuito nuevo, Austria. Márquez, con cara de volver a ser el dueño del cotarro.

sábado, 16 de julio de 2016

Qué miedo Sachsenring

Qué clasificación tan rara, en Sachsenring. Tal vez porque a Lorenzo le fue mal. Muy mal. Cuando a un top rider se le atraviesa algo la jornada se enrarece. A Jorge se le atravesó TODO. El viernes se cayó y creía que se había fracturado un dedo de la mano izquierda. El doctor dijo: "fue raro, porque los pilotos suelen acertar cuando hay fractura." Pero no la había. No en el dedo de la mano. Tal vez sí en el modo de pensar. Fractura del optimismo. El Sábado se quedó fuera de los top10 que pasan directos a la Q2. Era el único piloto de la parrilla que conservaba esta distinción. Cuando volvió a caerse, esta vez en la Q1, la gente comenzó a abrir los libros de historia. Cuando se cayó por tercera vez, ahora en la Q2, la estadística sonó como un trueno:

caídas de Jorge en 2013: 3;
caídas en 2014: 2;
caídas en 2015: 3;
caídas este fin de semana: 3.

Algo le pasa. Hoy no llovía, hoy no hacía frío. Saldrá desde la cuarta línea, con 10 pilotos delante y medio circuito en forma de embudo. Para cuando se estire el grupo habrán pasado diez curvas.

Luego están Márquez y Maverick. En la bajada del tobogán, en quinta marcha... sus motos se cimbrean como toros mecánicos, con el pequeño detalle de que descienden a 250kmh. Le pasa a alguno más a veces. A ellos, siempre. Da miedo verlo, y más pensar cómo irán mañana en una fila de 23 pilotos, con los nervios del inicio de carrera y la moto con peso máximo cargada de gasolina.

Otro detalle cargado de contenido: En las dos primeras filas hay dos ducatis: la de Héctor Barberá (P2) y la de Danilo Petrucci (P5). Las oficiales están en la tercera fila. Es fácil: aquí, en esta competición, MotoGP, en este Mundial, nadie da nunca nada por hecho, ni se respeta ningún orden establecido. Al primer estornudo de un top rider ya se ha puesto otro delante.

martes, 28 de junio de 2016

Bienvenidos a casa

Marcó Italia el segundo, en el tiempo de descuento, cuando nos quedaba un último suspiro para intentar agarrarnos a la prórroga con un gol. Pero no lo marcó España. Lo hizo Italia. 2-0. Manu Carreño dijo: gol! a casa!. Sonó como una bofetada. A casa! Igual que cuando tu madre salía a la calle, tú en tus cosas, con el balón, los amigos... y te decía: a casa! Pero ¿qué hay tan importante en casa? Nada; pero es que ya no puedes estar en la calle. Ya no. Y se acababa todo.

A España se le acabó la Eurocopa 2016 con un bofetón de 45 minutos. Un primer tiempo en el que Italia nos robó el libreto, leyó nuestras líneas del guión, se quedó con el balón. Iniesta, al acabar, dijo: "estuvimos demasiado pendientes de Italia en la primera parte y eso lo pagamos." O sea, íbamos a fijarnos en cómo daban la hora y les vimos con nuestro reloj. Vale.

En la segunda parte España reclamó el balón, lo tuvo. Creó tres o cuatro llegadas agónicas a la portería de Buffon. Y nada más. Cuando Aduriz pidió el cambio por lesión ya nos dimos cuenta de que todo estaba saliendo mal. Al otro delantero, Morata, ya lo había sustituido Del Bosque. Y salió Pedro, el tipo que en medio de la euforia de los primeros partidos dijo que no le compensaba estar en la Selección si no iba a jugar. En fin. El fin.

Me pareció ver a Busquets abandonar el terreno de juego con lágrimas en los ojos. Síntoma de que la eliminación había dolido. Casillas, con el peto de suplente, fue a felicitar a Buffon y casi pareció una despedida en el aeropuerto. Inevitable acordarse de la imagen de 2008, cuando Casillas iba ya sin la camiseta, pero con el brazalete de capitán en el brazo desnudo, después de la tanda de penaltis... y Buffon se le acercó en lágrimas. En fin, el tiempo pasa. Ha pasado.

Este equipo estaba herido con la eliminación en el Mundial de Brasil y llegó a la Eurocopa quitarse esa nube de encima. Pero había otros con más hambre. Con mejor hacer.

Yo les sigo aplaudiendo. Nunca me pareció acertado el criterio de vales lo que diga tu último examen. Aquí hay gente que ha conseguido hitos que nos parecían destinados siempre a otros. Eurocopa Mundial Eurocopa. Nada menos. Y son los nuestros. Somos nosotros. Así que, bienvenidos a casa. Ya hablaremos del futuro.

domingo, 26 de junio de 2016

Aparecieron los lobos

Muchas veces tendemos a pensar que todo está dicho o hecho o escrito y que las posibilidades de alterar un cierto orden son pocas. Salvo que el orden mismo se altere. En las motos la lluvia renueva las posibilidades, pero la lluvia torrencial reescribe la realidad.


Y no hay ni un solo piloto en el Mundial de MotoGP que se abandone a lo establecido. Llueve y aparecen como lobos los que siempre están por detrás; porque ya sabemos quién tiene las máquinas buenas. En Assen lo hizo Yonny Hernández, que lideró 11 vueltas, hasta que se cayó. Se sumó Petrucci. Llegó Redding. Valentino respondió a sus ataques. Se paró la carrera.

Restart a 12 vueltas. Lideró Valentino. Márquez reaccionó. Llegó Jack Miller. Petrucci rompió. Llegó Redding, de nuevo. Se cayó Rossi y la cámara on board de su M1 dio el plano de su cara, en pleno drama y desesperación intentando volver a arrancar la moto. Se queda tercero, a 42 puntos de Marc.

Miller adelantó a Marc. Era un hoy o nunca para el australiano; arriesgó y ganó. Apenas podía hablar tras la carrera, afónico (¿de gritar dentro del casco?), pero acertó a decir: nadie creía en este proyecto (subió directo de Moto3 a MotoGP), así que gracias, Honda.

Márquez cruzó la línea de meta golpeándose el pecho, eufórico: Se había montado la siguiente película: no voy bien y encima llueve, así que hoy perder pocos puntos será una victoria. Por eso celebraba como si hubiese ganado el Mundial. No sólo no perdió puntos sino que le metió 20 a Rossi y 14 a Jorge, que acabó décimo con todos sus fantasmas subidos a la moto.

Es una competición salvaje y extenuante MotoGP.

sábado, 25 de junio de 2016

Esto lo resuelvo yo

Hay una frase de @diegolacave que no sé cuándo se me quedó grabada: la parrilla de salida te deja soñando con la carrera. El agua en las motos trae siempre lío, incertidumbre; convierte las sesiones, las carreras, en un acto de supervivencia. Y hoy ha dejado una parrilla imprevista, ilógica, para la carrera de mañana. Así que tenemos unas horas por delante para pensar qué puede hacer Valentino desde la primera línea (el único de los top3). ¿Estorbará Redding desde la tercera posición? ¿Saldrá bien Dovi desde la pole?

Cuando veamos a Marc en la segunda línea pensaremos en el scooter que le cogió al fotógrafo en el vial para volver a boxes después de la caída en la curva 8 en la Q2. Otra demostración de lo que es Márquez: el instinto de resolver cualquier eventualidad de manera rápida y efectiva. Si llega a esperar a que fuesen a por él, arruina la qualy. Así que le cogió el scooter a un fotógrafo "Si me llega a decir que no, me lo habría llevado igual."

JLo sale décimo, desde la cuarta fila. Se le atravesó la lluvia. Otra vez. Otra vez en Assen. "He ido pisando huevos."

Iannone sale último para cumplir la sanción de su maniobra en Catalunya, donde tiró a Jorge. Así que deberá intentar una remontada con 20 pilotos por delante. Si es un terror adelantando...

Dani Pedrosa sale decimoquinto. Es un caso. Es EL CASO de MotoGP. Por la mañana, Alberto Puig, en Movistar Plus decía: "Cuando tu compañero de equipo va primero tú no puedes quejarte demasiado. Dani debería dejar de quejarse de la moto e intentar volver a ser rápido. Su equipo le debería ayudar en esto."

Cuando se supo que la qualy sería en mojado Puig dijo: "Esto le puede venir bien a Dani, porque él va muy rápido en estas condiciones." Nada. No pudo pasar la Q1.

Todo el mundo sabe lo buen piloto que es Dani. Tiene la admiración de todos sus compañeros. Pero también tiene la moto que lleva el lider del Mundial. Y eso le pone en los focos cada Gran Premio. Renovó dos años más con Honda, renovó a su equipo, a la gente que le rodea... Camina con el aura zen. Pero no puede con esa moto. El Viernes, Puig abrió las retransmisiones diciendo: "Todos los pilotos se preguntan: soy bueno, sí; pero ¿cúanto de rápido soy?" Hablaba de Valentino Rossi.

martes, 21 de junio de 2016

El pasillo del miedo: una buena noticia

Llegó el verano y aflojó España. Aflojó como los estudiantes a final de curso. En cuanto ves que la cosa ya está encaminada te dejas llevar; se te afloja la mente, se te caen los brazos. Cuentas las gotas de inercia y parece que va a dar para llegar al último día de curso. Pero de repente... ¡zas! Suspenso.

Esta versión de Eurocopa ampliada te deja la trampa puesta; te puede hacer soñar con un pasillo de rivales débiles hasta semifinales e incluso hasta la final. Y España cayó en ese sueño. Aletargada, mascullando un esto va a ser pan comido; empate de Croacia en el filo del descanso. Y gol de Croacia a tres minutos del final, después de que Ramos fallase un penalty. Se vió a Srna hablar a distancia con alguien del banquillo (Modric?), que le estaba diciendo... ¡lo va a tirar por la derecha! y Srna... pero por cuál, ¿la del portero o la suya? Lo resolvieron bien.

De un pasillo "fácil" ahora toca el pasillo del miedo: Italia el lunes, y previsiblemente Alemania y Francia para llegar hasta la final. Ahora parece una montaña demasiado empinada. Para mí es una buena noticia. Sabemos que el equipo irá con todo porque una mínima desconexión te manda de vacaciones.

viernes, 17 de junio de 2016

España es una maravilla (II)

Como lleva el pelo muy cortito no se le ven demasiado las canas. Pero las tiene. Iniesta. En rueda de prensa verbaliza que el equipo está dolido con lo que ocurrió en el Mundial de Brasil. Tal vez sea esa la gasolina, la llamarada. Lo cierto es que el equipo está. El primer partido fue una cuestión de juego y fe hasta que llegó el gol + una parada de De Gea. El segundo partido, contra Turquía... ha sido España 2008. Veintiún pases para marcar el 3-0 en una jugada que hace recordar el plato de mamá. Antes, remate de cabeza de Morata para el 1-0. Había gente intentando escribir algo sobre el gol en Twitter y antes de lanzar los 140 caracteres Nolito estaba empalmando el remate del 2-0.

Es un equipo sensacional. Con hambre y con Iniesta. Hoy ha habido fases en las que los jugadores parecían estar jugando para ellos, a su velocidad, obviando la presencia del rival. Levantando la mirada para un remate final.

Es inevitable, ante algo tan bien hecho, pensar qué ocurre en este país para que el resto de las cosas no se intenten hacer así de bien. Aquí parece haber una treintena de profesionales que se han puesto de acuerdo para ser Campeones de Europa. Disfrutemos.