domingo, 14 de septiembre de 2014

El chico del pueblo de al lado

Las victorias se celebran. Las derrotas se analizan. Al final del día el mundo sigue girando y siempre hay revancha. Y si no hay se busca. Pero hay victorias especiales y derrotas diferentes. Los gestos nos ponen en la pista. Vamos allá.

Rossi gana en Italia, cinco años temporadas después, con 35 años. En el podio se arrodilla ante la afición. En los momentos de los trofeos sube a su jefe de mecánicos al cajón, con él. Galbusera, el hombre que encontró en un test de superbikes, un tipo que no tenía ni idea del Mundial del MotoGP. A ese Valentino le dijo: vente, necesito las ideas nuevas que Burgess (14 años después) no tiene. La intuición y el atrevimiento.

La carrera: Márquez sabía que Jorge intentaría irse desde el principio y saltó como un gato desde la segunda línea para bloquear esa tentativa. Se metió en batalla con Rossi. Dos veces le adelantó y dos veces le contestó el italiano. Finalmente los dos pasaron delante de Jorge Lorenzo y cuando todo paracía dulce, cuando se cocían esa vueltas que preparan la batalla final, Márquez se cayó. Fue en la curva 4, lentísima, reviradísima: "Iba relajado, me confié en exceso, quise cerrar un poco más de la cuenta y esta vez no pude levantar la moto."Se le cayó a plomo. Levantó solo esos 160 kilos de peso y con la ayuda de los marshalls logró arrancarla y entrar en pista de nuevo. Tiró a saco y ganó un punto. "Lo hice por los mecánicos." Podía haberse quedado quieto, haberse lamentado de la caída ("el primer error del año en carrera") y nadie le habría reprochado nada. Pero se levantó y entre la vuelta 9 y la 21 enjugó una diferencia de 37 segundos con el penúltimo, para culminar la remontada hasta el corte de los puntos en la última vuelta. "Ahora me pongo en modo campeonato". Que significa, sobre todo, ni un error más de ahora en adelante. Quedan cinco carreras. Y cerrar nunca es fácil.

"Es un cabronazo y lo va a intentar"

Cuando se retire, la huella de Valentino en el corazón de los aficionados será enorme. 9 títulos del mundo (¿tal vez 10?), las batallas con Biaggi, con Sete, con Stoner, con Jorge; tantas remontadas, tantísimos adelantamientos, tantas celebraciones locas... Esa será la huella emocional. Pero habrá una huella física, sobre la tierra. Hoy la vi. Está en una de las laderas de Tavullia, su pueblo: una pista de tierra para derrapar. Ese es su playground, el sitio de su recreo. Una leyenda que saldrá mañana desde primera línea en el circuito de Misano, a 20 minutos de su casa. Una leyenda que se descuelga de la M1 para meterla en la curva. Valentino Rossi. Este tipo que maneja el final de su carrera con un excelente paso por curva, mirando de reojo los negocios. Vio clara la irrupción de Márquez y prefirió apadrinarle antes que entrar en una última batalla. El año pasado, después de verse superado por el niño, le agarró por el cuello y entre risas le dijo: "bastardo!!"

Hoy, en la sala de prensa, con Jorge en la pole (desde Japón 2013 -13 carreras-no estaba) y Marc saliendo cuarto (desde Montmeló 2013 -24 carreras- en primera línea) decidió poner el foco en el niño: "Nunca se sabe con Márquez, es un cabronazo y va a intentar ganar dando más del 100 por 100 en carrera." Risas. Apunta al heredero de nuevo. En inglés le dice bastard, en italiano bastardo. Guido Meda, el clásico narrador para Italia le llamaba cabroncete. La traducción más cercana podría ser cabronazo. Sí. Si mañana gana, habrá que decir: qué cabrón! 

¿Por qué?: porque en Misano, en el Marco Simoncelli, desde 2007 se corre en sentido inverso al diseñado, con lo que es crucial el paso por curva; y en eso hay un maestro: Jorge Lorenzo, con hat trick de victorias en los últimos años. Su última referencia es que el año pasado metió tres segundos de diferencia en las 5 primeras vueltas al resto. Ahí es nada.

Así que para el domingo tenemos a un maestro de las líneas en Misano: Jorge Lorenzo; la leyenda Rossi: sale desde primera línea y tiene ritmo (en el FP4 hizo 17 vueltas: una tanda de 5 en 1.34medios y una segunda secuencia de 7 1.34bajos). Y el cabronazo de Marc saliendo desde segunda línea, con los deberes sin hacer, pendiente de unas últimas pruebas para el warm up, y según sus cálculos a dos victorias para ser de nuevo campeón del mundo.

Se meterán en medio las Ducati, aparecerá Dani y la pista, estrecha, corta y revirada, propondrá una batalla descomunal. A las dos de la tarde. Vamos allá.

martes, 2 de septiembre de 2014

Curva 14: The Loop


Si hubiera sido un combate de boxeo podríamos tener esto: Tal vez un combate a 12 asaltos, con el título del mundo en juego. Mucha tensión y ni un solo impacto en los 10 primeros asaltos. Pero en el 11... pam! Un golpe al mentón. Directo. Jorge Lorenzo lo encaja, pero sigue en pie. Campana. Último asalto. Jorge coge el centro del cuadrilátero, busca la rendija: pam! Directo al mentón de Márquez. No lo acusa en exceso, sigue en la distancia... y a treinta segundos... pah!, pah!,pah! Un intercambio brutal, despiadado, con las defensas abajo los dos. Golpes duros, desnudos, a vida o muerte.

El año pasado fueron adelantamientos de libro. De línea Yamaha vs point & shoot. Esta vez Jorge fue con lo suyo, con su línea limpia, pero en dos curvas se encontró a Márquez primero por la derecha y luego por el interior, en la izquierda. Tuvo que levantar la moto para salvar el impacto. Y ahí se decidió Silverstone 2014.

sábado, 30 de agosto de 2014

Nube o tormenta

Tal vez sea yo. O tal vez sea este circuito, Silverstone: planísimo, partido en dos, largo (el más largo del Mundial -5.900m-), bacheado, frío, montado sobre un aeródromo de la Segunda Guerra Mundial (DNoyes me cuenta que eligieron este sitio para que el viendo ayudase al despegue de los bombarderos pesados). O tal vez sea la isla. En las islas las cosas son diferentes.

El viernes Marc llegaba con la herida de Brno (no fue la derrota ni el quedarse fuera del podio, fue quedarse a una sola victoria del record. No hubo 11/11. Cuando salude a Mick Doohan, el australiano seguirá sonriendo) y les metió más de un segundo a sus rivales en los dos entrenamientos, como si corriese abriéndose paso a latigazos, con ira. Iba tan a saco que cuando le preguntaron quién era su rival este fin de semana comenzó: "Bradl, que es el segundo, no?"y de repente se dió cuenta y cortó. Dijo: basta. No hay necesidad. Y pidió otra pregunta.

El sábado hizo la pole (10 de 12 posibles), a dos décimas del tiempo estratosférico del año pasado. Se cayó por la mañana. Una caída tonta en la 14, lenta, lentísima. "En este circuito hay que estar siempre en tensión, no te puedes relajar, porque si ralentizas un momento el paso, los baches te sacan de punto."

Sus rivales, en plena crecida desde hace tres carreras (JLo 3 podios, Vale 2 podios, Dani 1 victoria #lavictoria) se han encontrado con la misma piedra en el zapato que al principio de temporada. Otra vez el neumático super duro del primer tercio de campeonato. Las Yamaha, cuyo fuerte es el paso por curva, necesitan estar más tiempo inclinadas que las Honda, y ese flanco tan duro no se lo permite. Les niegan su mejor virtud. JLo: "Necesitamos un neumático más blando en los laterales. La realidad es que con los neumáticos del año pasado íbamos más rápido."

Hay nubes. Hace frío. El asfalto está gélido. Los neumáticos no agarran. Pero esto es Silverstone. Una cosa seria. 18 curvas. 3 rectas. 20 vueltas. 2 secuencias de curvas enlazadas que te examinan como piloto y un par de frenadas que te miden como competidor. Va la gente encogida por el paddock. Cada nube lleva dentro una tormenta. Y en las cabezas está qué pasará el domingo. El domingo a la una de la tarde en Inglaterra.

Marc Dovi Jorge
Aleix Dani Valentino

Silverstone.

sábado, 23 de agosto de 2014

Supercopa. Liga. Hoy.


La primera imagen fue la última. Ese niño en primera fila en la foto del equipo campeón. Delante de él estaba la copa, el trofeo. Se iba acercando a él poco a poco. Lo tocó, lo agarró y ya puestos acabó levantándolo. Supongo que tendría siete u ocho años. Esa ilusión por levantar el trofeo de los mayores, con la sonrisa y los ojitos de mira qué estoy haciendo.

La primera imagen en el tiempo fue el grupo de jugadores reunidos en el campo, antes del partido, el once inicial, los rojiblancos arengándose.

Quique Sánchez Flores, que en la ida ya dijo: “el Madrid no sabe qué hacer en los balones altos. No sabe quién tiene que saltar. Siempre debe haber un jugador que sepa que esa es su responsabilidad.” Fue otro nombre propio de la Final. Por cómo diseccionaba cada acción. En el minuto 2 gol en un balón alto que llegaba desde los pies del portero.

Luego llegó la expulsión del Cholo Simeone, las collejas y la chica de los labios pintados en la grada sin saber si mirar al campo, al Cholo o a su móvil. Los desajustes finos en el At. De Madrid, con Bale y James creciendo.

Veo al Real Madrid como un equipo de peinados, de tremendos futbolistas mirándose al espejo antes de salir. La diadema de Bale, el cortecito colombiano de James, el ventilador de Marcelo, las mechas de Coentrao, la barba de barbero de Carvajal, el ultra fijado de Cristiano... Futbolistas que no entienden por qué han perdido.

En el otro bando Simeone ha cambiado su camisa negra por una blanca y el Mono Burgos no ha adelgazado. Veo a Mandzukic flipando en la celebración y a Juanfran marcando el ritmo de voracidad: “Vamos, otro, otro, a por más!”. Leo a José Joaquín Brotons poniendo el foco en la mala educación del Cholo. Protestas + collejas + dirijo desde la grada puede equivaler a ocho partidos de sanción. Veremos. La Liga empieza hoy. Hoy.

domingo, 17 de agosto de 2014

Uno de esos días

"Es uno de esos días en los que ni yo ni la moto estábamos..." Eso lo dijo justo al acabar el Gran Premio, después de reunirse con su equipo para ver qué había fallado. Por primera vez desde que está en MotoGP Márquez no fue a la ceremonia del podio tras acabar la carrera. El año pasado faltó en Mugello por caída y en Phillip Island por sanción. El resto, 26 carreras, había estado en el podio. Fue en Brno donde no ganó. En Brno donde no hizo podio. Todos preguntándonos si ganaría las 18... todos preguntándonos quién sería finalmente capaz de batir a Márquez... y cuando sucede lo hacen tres pilotos. El podio fue: Dani, Jorge, Valentino.

Ante la prensa Marc explicó que tenía problemas en la aceleración. Le patinaba el neumático trasero cuando abría gas. "He probado todos los mapas que tenía, pero no iba ninguno. Sabía que sería una carrera dura pero no tanto. Mirando los datos de Dani durante el fin de semana ya sabíamos que en aceleración perdía una décima. Me ha costado mucho adelantar al principio, cuando no suelo tener problemas. Tenía que frenar más tarde, apurar más, sobrecalentaba el neumático delantero... y todo iba empeorando. Se puede aguantar una o dos vueltas pero toda la carrera así no. Cuando me ha pasado Valentino he intentado seguirle, casi me caigo tres veces, y he decidido que era el momento de no arriesgar más y coger los puntos del cuarto puesto."

-Irás con más rabia aún a Silverstone?

"No, no. Con más rabia no, por favor. Con la misma." Se ríe y lanza una bocanada de cansancio.

-Y el record?

"Ahora estoy mejor que antes. Ya sabía que alguna vez no ganaría. En el equipo ya le hemos dado la importancia que tenía el 10 de 10. No hace falta verlo con perspectiva. Sabíamos que estábamos haciendo algo muy difícil. Pero mira, ya está."

Al otro lado del box quien ríe hoy como nunca es Dani Pedrosa. "Lo más importante de esta victoria es ver las caras de mi equipo en la llegada."

Perder es duro. Se lo escuché a Benjamín Grau. No te acostumbras. La victoria devuelve la risa a Dani. A Jorge le da para una frase más al final de la entrevista: "lo mejor es que hemos ganado a Marc, lo peor es que no he sido yo." Por si alguien dudaba de que Marc se les había metido a todos en la cabeza y no les estaba dejando vivir.

Next race, Silverstone.

sábado, 16 de agosto de 2014

A mangueta

moto2. secuencia 11-12 #desnivel #brno
La afición llega al circuito de Brno caminando unos cuantos kilómetros por las vías de un bosque. Van con sillas, banderas, tiendas de campaña; van con botas de montaña; van preparados para lluvia y para sol, para el calor, para el frío. Le meten un empaque importante al Gran Premio. El domingo puede haber 150mil personas. Hay muy pocos asientos en Brno. Pero hay muchas colinas. Y ahí está la gente. Con las cervezas y las neveras. Afición de quilates. Los pilotos no corren ante cualquiera. Esta gente se planta en la montaña, mira de otra manera y no aplaude fácil.

El sábado por la mañana, cuando se ensayan los ritmos de carrera y se pone la moto a punto para la qualy, Rossi se va al suelo. Deja una estela de polvo en la caída. Detrás va A.Bautista. Las cámaras no recogen los detalles de la caída doble, pero Rossi patea la valla de publicidad mientras se duele de la mano izquierda. Lleva el meñique ensangrentado. Directo a Clínica Móvil. Se descarta fractura.

Por la tarde la pole es para Márquez (9 de 11 posibles. "Falló" en Montmeló y Assen). Casi se la birla Iannone yendo a rueda pero Marc tuvo aún tiempo para un ataque más. No pudo con el record de Crutchlow, que escribió en tuiter: "esta noche saldré a celebrarlo! no creía que lo fuera a conservar después de hoy... a los demás qué tal os va la vida? bien?"

Bien, sí. Todos vivos. Y once pilotos saliendo en medio segundo. Nivelón. Por si llueve, en pit lane ya están puestas las marcas de dónde deben parar los pilotos para cambiar la moto.

Brno. A las once suenan las campanas. Conmemoran así la idea del párroco que las hizo sonar una hora antes para que los suecos retiraran el asedio a la ciudad cuando estaba a punto de caer (wikipedia dixit).
Camino al hotel volveremos a pasar por la antigua recta del circuito urbano. Aún queda la torre de control, el muro y los antiguos boxes. "Aquí pasábamos a mangueta; a 240km/h", dice Angel Nieto.