lunes, 15 de diciembre de 2014

El viernes de Misano y 4 carreras con su previa. (Aragón y triplete)


Misano 2014. Viernes.
En Misano, en el Marco Simoncelli, llueve el viernes y todo el mundo sabe que es el único día que lloverá. Mañana sábado dan sol. El domingo, sol también. Márquez lo sabe y da cinco vueltas por la mañana y otras cinco por la tarde. Marca el mejor tiempo, se va al box, se quita el casco, se abre el mono, sonríe; para él la jornada ha acabado. Luego le birlan el mejor tiempo, pero eso parece una cuestión menor. No lo es.
Marc, el jueves, en la rueda de prensa, desliza una frase: "voy a administrar la ventaja para ganar el campeonato cuanto antes." Factor cierre. Cerrar las cosas en el deporte. Cuestión capital. Así que su programa es claro: si llueve y el domingo va a hacer sol, paso de riesgos.
Marco el mejor tiempo, digo que he venido, y me voy. Para el resto es diferente. Dani y Jorge también hacen esperar su salida a pista pero acaban por ir a la oficina y hacer las horas: 12, 15 vueltas. Algo razonable. Valentino también trabaja, Dovi trabaja... pero hay un momento, en el FP2, la segunda sesión, en el que sale Petrucci a marcar vuelta rápida, se pica Aleix con el crono, va a por él, pero cae. Se cabrea. Va Ianonne. Ataca. Se cae. El agua les hace resbalar.
El asfalto de Misano, sin capacidad de drenaje... Yonny Hernández, que por la mañana había marcado el mejor crono: al ataque. Redding: al ataque: caída. Smith: caída. Bautista, caída. El mismo Petrucci: caída y fea, aunque sin consecuencias finalmente. Todos al suelo. Todos patinando. En el agua, ¿quién respira? Los chicos de la clase media de MotoGP vieron su momento y se lanzaron a saco. Aquí tiran todos sus dentelladas, aunque finalmente fracasen. Da igual. No hay tregua ni en viernes. Van a saco. Van a por todas. Son rápidos y les jode que cada domingo los que llevan mejores motos ganen. A la mínima se tiran a la yugular.
Hoy ha sido uno de esos días. Los chicos de la clase media. El orgullo. También Ducati en casa: Dall'Igna abrazando a Yonny Hdz por la mañana; Dovi el mejor por la tarde. Viernes ducatista.
PD: Dani y Jorge no cayeron. Fueron de los pocos. Bastante tuvieron el año pasado. Memoria. Perros viejos.
PD2: Rins a moto2 con Pons 2015. Oficial.
PD3: Ducati con Avintia 2015. Oficial.
PD4: Aprilia con Gresini 2015. Oficial.


Aragón 2014. Previa.
El chaval recorre el paddock con su bici plegable. Lleva colgado de los hombros el mono. Aún no tiene un asistente que se lo lleve. El chaval tiene 19 años y es Australiano. Si eres Australiano y rápido, tienes un problema.
Casey Stoner. Te van a comparar con él. Luego, si llegases a superarlo vendría otro problema: Mick Doohan. Pero eso, de momento, queda lejos. Lo de Stoner tiene cierto sentido, aunque sólo sea porque las familias se lo jugaron TODO a la aventura europea. Llegaron aquí con una roulotte y una moto para que el chico corriese. En el caso de Stoner, nada más llegar, la casa de Australia se les incendió y se quedaron con lo puesto. Si el chico ganaba el domingo, el lunes la familia se daba el lujo de emplear el dinero en desayunar huevos fritos con bacon y baked beans. Lo de Miller no ha sido tan dramático pero sí duro. El caso es que hay tormenta en MotoGP y Alcañiz es un buen sitio para que suenen los tambores. En la rueda de prensa estaban Valentino Rossi, Marc Márquez, Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo, Iannone... Pero todas las preguntas iban para Jack Miller. Debía explicar por qué ha decidio aceptar la oferta de Honda para correr en MotoGP sin pasar antes por la categoría intermedia de Moto2 y sin haber sido campeón del mundo de Moto3 (ahora es lider con 9 puntos de ventaja sobre Márquez y 20 sobre Rins). Su argumento fue incontestable: "Mi deseo es correr con los mejores y tengo ahora esa oportunidad, ¿por qué no lo voy a hacer?" Y a partir de ahí, a cada pregunta que le hacía sentirse acorralado, contestaba con un sartenazo.
Le decían: O sea, que los pilotos que pasan por Moto2, malgastan esos años de carrera... Respuesta: Esa pregunta es estúpida. Volvían: ¿Crees que físicamente estás preparado para esa moto? Respuesta: Tengo que pasar de una moto de 80 kilos a una de 150 y no voy a ganar peso de un día para otro, pero estaré dos años aprendiendo (su contrato es de 3 con un cambio radical en el reglamento en el segundo); además, MotoGP no deja de ser algo con un motor y dos ruedas. Llegó un momento que como el chaval respondía rápido, contundente, y con cierta gracia, lo intentaron con Rossi: ¿Qué crees que le puede suceder a Miller cuando se ponga encima de una MotoGP? La respuesta contiene una verdad universal de este deporte: "Lo más difícil para Jack será encontrar el momento de empezar, porque ahora dice que estará aprendiendo dos años, pero cuando te subes a la moto, quieres estar delante y ganar".
Debe estar tranquilo y ser inteligente. Hacer las cosas poco a poco y buscar buenos resultados a partir de la segunda mitad de la temporada. "Y ahí quedó. El chaval, esa tarde se dio una vuelta al circuito trotando, el viernes hizo las dos tandas de entrenos y hoy sábado, en la qualy, cuando luchaba por la pole, se cabreó con Navarro. No se sabe si le cortó una línea o se hartó de que siguiese su rueda... el caso es que Miller le cruzó la moto delante, la hizo zigzaguear para que Navarro cortase y luego le recriminó levantando el brazo airadamente. Miller es así. Tiene ese arranque en pista. No es la primera vez. Pero ahora eso deja de ser una cosa del australiano loco y pasará a ser examinado con lupa. Tendrá una carrera complicada. En general. Y mañana también. Alex Rins está en racha, remontando y sale desde la pole. Y Márquez, a sólo 9 puntos, parte en segunda línea, justo a su lado.
PD: Márquez (Marc) pulverizó el record del circuito para arrebatar la pole a Dani Pedrosa. Lo tenía en 1.47.804 y lo dejó en 1.47.187. Para el #93 este circuito es como Austin. Suyo.
PD: El pronóstico para mañana es lluvia. Los británicos dicen: rain is god's great leveller.

Aragón 2014. Carrera.
Las motos van así. Viernes y Sábado entrenando con sol y calor. Domingo: niebla y posibilidad de lluvia. Vamos con MotoGP. Salida con pista seca. Iannone se enzarza en una lucha de adelantamientos con Marc Márquez. En la vuelta dos se sale, no logra parar la moto en la hierba, húmeda; cae, va deslizando mientras su moto gira en el aire una y otra vez. Al caer, de milagro no impacta en el piloto. Valentino Rossi: un fin de semana para olvidar (tiene que entrar en la repesca de la Q1 el sábado), en carrera (vuelta 4) está rodando cuarto, intenta aguantar un adelantamiento... se sale, cae con violencia de la moto, se golpea la cabeza; la M1 sale por el aire y cae a menos de dos metros del piloto. Las últimas noticias dicen que a esta hora (19h) ya está en su motorhome después de que un TAC haya certificado que está bien. El golpe le hizo perder el conocimiento durante varios segundos.
La vida sigue. La carrera sigue. A falta de seis vueltas comienza a llover. Se puede cambiar la moto para rodar con neumáticos de lluvia pero si te precipitas pierdes la carrera y si tardas puedes caerte. Jorge, Dani y Marc, en cabeza de carrera se "marcan". Nadie va a entrar antes que nadie. En la v19 Marc decide seguir, con Dani y Jorge detrás. Al acabar esa vuelta entra Lorenzo ("al pasar por meta vi que iba duodécimo y me dije: me he equivocado, pero en el siguiente paso por meta iba el primero, apreté los dientes, aguanté y gané"), pero no los chicos de Honda. En la v20 se cae Dani Pedrosa. Marc decide seguir ("si hubiera sabido que Dani se había ido al suelo habría entrado" - dijo luego). En la v21 Marc se va al suelo ("el riesgo superó el límite"). 
Jorge, que no había ganado nunca en Aragón. Jorge, que no había ganado todavía en 2014. Jorge, que cometió errores tan graves como saltarse por dos segundos la salida en un GP... hoy fue el más listo, el más estratega, el mejor. Y ganó. Marc puede ser campeón del mundo en Japón si gana la carrera. Motegi es el circuito de Honda. Pero el año pasado ganó Lorenzo. Y Marc lleva dos errores que le han hecho sumar sólo 4 puntos en las dos últimas carreras. En la élite cerrar siempre es complicado. Cerrar. Élite. MotoGP.

Motegi 2014. Previa
A falta de cuatro carreras, Motegi.
4.801m abriendo gas a saco y frenando. Sólo una secuencia de tres curvas enlazadas. El resto, on/off. Hay dos frenadas fuertes: la 5 y la 11. En las dos pasaron cosas.
El viernes: Marc sale de la curva 4, abre gas. La moto da un latigazo violento en la zona delantera. Se descolocan las pastillas de los frenos. Cuando va a clavar para virar en la 5, la moto no para. Está sin frenos. Se cae a 261km/h. Sólo existe la imagen de la cámara on board. Sólo Marc sabe cómo se cayó. Milagrosamente no se hizo nada.
Vamos a la 11, al final de la recta larga del circuito. Una recta en bajada en la que se alcanzan los 308km/h. Dani Pedrosa tira de frenos. A 280km/h se le levanta la rueda trasera. Dani aguanta la línea haciendo equilibrio sobre la rueda delantera. Lleva la moto levantada con 11 grados de inclinación durante 130 metros!, a una velocidad media de 220km/h. Una locura. Metió la moto en la curva.
El sábado: Me voy a pista a sentir el paso de las motos en la bajada a la curva 11 y en la frenada de la 5. Es salvaje. Son misiles. Veo hasta 7 miembros del staff técnico de Yamaha (el año pasado ganó Jorge en la casa de Honda) incluídos Wilco Zeelemberg (su trabajo es justamente estar en pista) y Lin Jarvis, el director deportivo (muy raramente sale del box). La bajada a la 11 está más o menos controlada, aunque veo a Pol Espargaró levantando la rueda trasera de su M1 (algo improbable en Yamaha). A la frenada de la 5 Márquez acude de una manera diferente en cada paso, y casi siempre despendolado. Clava como puede y rectifica en plena curva la posición de la moto. Un clásico 2013. Jorge Lorenzo va suave, rapidísimo y busca con el codo el piano. También Jorge, sí.
La qualy: Problemas para Marc, que ni siquiera ataca el tiempo en la primera tirada. En la segunda se la juega a una sola vuelta, hace la pole con record de circuito, peleándose con la Honda en cada frenada fuerte, en modo 2013. Pero ese tiempo se lo levantan otros tres pilotos: Dovi (Ducati), Rossi (Yamaha) y Dani (Honda). El record se batió cuatro veces, ese es el nivelazo. Pedrosa hizo un último intento por ganar una posición más en parrilla y en la antepenúltima curva se fue al suelo. Llegó a la foto oficial con todo el mono lijado por el costado izquierdo.
Mañana la incertidumbre bajará como la niebla. Estará por todos los lados. Primero: lloverá? Hay amenaza de tifón pero no está claro que el agua llegue a la carrera. Segundo: Márquez tendrá complicada la victoria, que es el único resultado que le garantiza ser Campeón del Mundo sin depender de otros. Y esos otros de los que depende están muy fuertes. Hoy han quedado por delante de él: Valentino y Pedrosa. Veremos. Es un circuito de frenadas, pero no es el momento de cortar gas.

Motegi 2014. Carrera
Dos horas después de la carrera aún llevaba activado el sistema de air bag del mono. Seguía atendiendo los compromisos con la prensa. Continuaba hablando con energía. Tiene 21 años. Salío y en la primera curva, al tumbar, notó que su rodilla impactaba con la rueda delantera de la M1 de Jorge Lorenzo. Rectificó, perdió posiciones hasta rodar séptimo y comenzó a remontar. Lleva dos temporadas en la categoría reina y hoy se ha proclamado por segunda vez Campeón del Mundo.
Su temporada se resume en 10 victorias consecutivas, un neumático defectuoso en Brno (se quedó sin podio), victoria en Silverstone (11) y dos errores cuando se acercaba el momento de cerrar el campeonato. Falló en Misano. Falló en Aragón. A la tercera no cometió errores. En realidad era la primera ocasión que podía proclamarse Campeón del Mundo. Antes del ecuador de la carrera tuvo la oportunidad de adelantar a Valentino para rodar Campeón del Mundo (básicamente necesitaba ganar o quedar por delante de Rossi y Dani). Metió la moto. Adelantó. Rossi se lo devolvió en la siguiente curva. Una escaramuza típica de la leyenda y el peque. Dos espadazos. Zas. Zas. Rossi delante de Marc. En la siguiente vuelta, casi en el mismo punto, curva9, Márquez volvió meter la moto, esta vez con más contundencia, más rápido, más decidido. Mejor. Salió por delante de Rossi al tobogán que desemboca en la curva 11 y ya nadie le amenazó. Rodó para ser Campeón, rodó para cerrar y cerró. “Esta moto es mejor que la del año pasado, me permite más errores, me penaliza menos, y todos entendemos mejor la electrónica mejor. La llevo como a mi me gusta.”
En conversación con su madre, ésta le felicitó por haber tenido cabeza. Hay una cosa clara. Marc maneja la presión. Y Marc sabe dónde está y con quién se la juega. En la rueda de prensa dijo: “me ha gustado cerrar el título en Japón porque Honda me dejó traer a mi equipo a MotoGP, y quería agradecérselo de esta manera.” En realidad es la carrera en la que ningún piloto europeo querría ser campeón porque la diferencia horaria te da la gloria en la madrugada, con la gente durmiendo. Pero Honda nunca había celebrado un título en Motegi, su circuito. Aquí había sido campeón Rossi con Yamaha y Stoner con Ducati, pero nunca una Honda. Marc lo ha hecho posible. Y este pais es el corazón del negocio: Japón.
Esta noche está previsto karaoke. También un tifón. La siguiente carrera será en Australia, Philip Island y habrá lío. El subcampeonato tiene a tres pilotos en tres puntos. Jorge se une a la fiesta después de su victoria hoy en Motegi (otra vez en la casa del rival). Por delante, empatados a puntos están Dani y Valentino, que hoy no han podido frenar al niño.

Phillip Island 2014. Previa.
Este circuito te propone la vida como una trampa. Te invita a correr, te invita a deslizarte por sus 12 curvas, a mirar el océano, a volar como las gaviotas... pero luego te dice: ojo, hay viento fuerte tirando hacia el mar; ergo, si tienes cojones, para esa moto a 362km/h a final de recta; o derrapa en la 3 a 230km/h, mientras bajas en la última secuencia de curvas a izquierda. Derrapa... y que sepas que viene una a derechas en primera con el neumático frío en ese perfil. Circuito reasfaltado en 2012. Bridgestone obligó a cortar la carrera en dos en 2013 porque el neumático se destruía abrasado por el nuevo asfalto. Este año ha confeccionado una carcasa tan dura que los pilotos han pasado el fin de semana adaptándose a la falta de grip. Pero la carrera se echa encima. La carrera es ya. Marc sale desde la pole (12ª de la temporada: iguala los records de Doohan y Stoner de poles en una misma temporada), Crutchlow segundo (“he descubierto que frenando más tarde y abriendo gas antes voy más rápido” bromeaba en la sala de prensa) y Jorge Lorenzo tercero. La carrera para Marc (“hemos trabajado para hacer la moto más estable y compensar la falta de tracción”) consistirá en intentar ganar para igualar otro record de Doohan, el de 12 victorias en una temporada. Pero habrá que ver hasta dónde está dispuesto a llegar para eso. Hasta dónde va a llevar su pilotaje. Ya es campeón del mundo. Hasta dónde llevar el límite ahora? La carrera de Jorge intentará ajustarse al plan A: salir bien, llegar primero a la curva Doohan, tirar en solitario y ganar. Pero qué pasa si Marc aparece en la pelea? Cómo gestionará Jorge (el piloto más fuerte del último tercio de mundial) que aparezca el niño en la línea de sus trazadas? Necesita ganar para asestar un golpe al subcampeonato (está a 3 puntos), y justamente el problema puede estar en que Marc no necesita para nada esa victoria. Cómo reaccionará Jorge? Tal vez deba olvidarse del 93 y centrarse, eventualmente, en Dani y Valentino. La carrera para Dani será, tiene que ser, una buena sacudida de polvo, una limpieza a fondo de todo el mal rollo de este fin de semana. El jueves se cayó en una exhibición en Melbourne. El Viernes Mike Leitner, su jefe de mecánicos, anunció que abandona el equipo el año que viene. El sábado tuvo que ir a la repesca de la Q1!. Sale desde la segunda línea. Debería evitar un adelantamiento temprano de Rossi. La carrera de Valentino consistirá, una vez más, cómo no, en intentar una remontada. Tiene el ritmo para estar delante y saborea el subcampeonato. Si hace segundo en el mundial su siguiente pregunta será: y por qué no voy a volver a ser campeón? Así que estaremos pendientes del viento, de las nubes, de las gaviotas, de la temperatura de la pista, de los neumáticos... y sobre todo: de estos chavales que pilotan en el filo del abismo. Para todos ellos Phillip Island es un paraíso. Está condenadamente lejos de Europa, pero quien consiga trofeo lo guardará en su vitrina como el santo grial.

Phillip Island 2014. Carrera
Lideraba la carrera. A 194km/h, bajando a la frenada de la 10, cambió el peso de la moto como las 17 veces anteriores pero esta vez el neumático delantero resbaló como si pisara una cáscara de plátano. Márquez fuera.
Rodaba en segunda posición. Afrontaba la última vuelta del Gran Premio para subir al podio por primera vez esta temporada. En la curva 4, a 268km/h, cambió el peso de la moto como en las 26 vueltas anteriores pero esta vez el neumático delantero resbaló como si pisara una cáscara de plátano. Crutchlow fuera.
En esa misma curva, dos vueltas antes, la misma escena. Pol Espargaró al suelo, igual que en los entrenamientos del Viernes. Ahí cayeron Pol y Jorge. A la frenada de la 4 se llega después de muchos segundos sobre el perfil izquierdo de la moto, con el aire del océano pegando frío al perfil derecho, enfriándolo hasta quitarle el agarre. Hay que tumbar la moto 54 grados y salir a 100km/h pero esta vez, al aire frío y a las dificultades técnicas se añadió el factor Bridgestone. Algo pasó con los neumáticos. Todo el fin de semana con problemas. Bridgestone y Phillip Island no se llevan bien. El equipo de Jorge Lorenzo tapó la rueda delantera con la funda de la moto para que los primeros en verla fueran los técnicos de Bridgestone. En cierto momento de carrera Jorge dejó de competir con Valentino. Se quedó atrás, no podía tirar. Le cogió Crutchlow, Pol Esparagaró iba a por él, estaba en una situación dramática... pero llegaron las caídas y ahí sacó el segundo puesto Jorge: “con mucha suerte, porque lo normal era quedar cuarto o quinto con este neumático defectuoso que me han dado.”
En la pelea por el subcampeonato 2015 Jorge está ahora a 8 puntos de Rossi. Dani Pedrosa se queda a 25. Una película de terror para Dani este fin de semana. A todas las malas noticias se sumó el incidente de carrera. Iannone colisionó con Dani y le dejó la moto dañada. Tuvo que retirarse después de unos minutos de zozobra en el box decidiendo qué hacer. Remató un fin de semana nefasto. Quienes ganaron celebraron con rabia. Miller en Moto3, Viñales en Moto2 (paso fugaz por la categoría saldado de momento con 8 podios que incluyen 3 victorias) y Valentino Rossi. Valentino Rossi... 10 años después, con 35 en el pasaporte, vence por sexta vez en Phillip Island. Valentino Rossi ahora mismo es un concierto de los Stones. Viejos pero insuperables.

Malasia 2014. Previa.
En sus memorias, Open, André Agassi dice que cuando estaba a punto de ganar un partido, sentía la meta tan cerca que ésta tiraba de él, le ayudaba a cruzarla. El problema era acercarse a ella, meterse en su campo energético, porque justo en esa frontera, el éxito tiende a expulsarte. Tito Rabat lo explica de otra manera. “Sin presión hago todo bien, pero el domingo, cuando llega la carrera, cometo errores”. Y este domingo puede convertirse en Campeón del Mundo de Moto2. Lo pudo haber sido en Australia, pero no culminó un último adelantamiento y se quedó sin celebración.
“Ahora me toca aprender a ir rápido bajo presión”. “Ahora estoy más tranquilo que en Japón o Australia”. “Intentaré hacer una buena salida y luchar.” Valentino Rossi coincide en el plan: “Tiene mucho margen, así que debería hacer una buena salida y luego observar qué pasa en carrera.” Márquez le define como mister consistent: “A veces, en los entrenos rueda tanto que le digo: ¡vas a llegar a la carrera cansado!” Pero él replica que “en un entrenamiento, si la moto va bien, lo mejor es estar todo el tiempo en pista. Acabas viendo cosas que te ayudan a no cometer errores en la carrera.”
Casi con eso le va a valer el domingo. Si es séptimo será Campeón del Mundo.
El otro lo tiene más difícil. Alex Márquez. Ganando y con Miller tercero será Campeón del Mundo, pero en esta categoría en cada curva puedes ganar o perder cinco puestos. Es una salvajada preciosa, estos chavalitos yendo a saco con el gas abierto casi en cada viraje. “Quiero divertirme en las dos últimas carreras para mi en esta categoría”, dice Alex. Es su fórmula. Diversión, gas e inteligencia en final de carrera. La ecuación funciona en los términos de Agassi: si pienso en divertirme no pensaré en el título... y sortearé ese momento en el que la meta tiende a expulsarte. Lleva la sangre Márquez. “La ilusión te quita el cansancio”.
Hoy, de momento se ha quitado del medio todas las entrevistas del fin de semana. Emilio Alzamora marca la pauta y a partir de mañana sólo habrá moto para Alex.

Malasia 2014. Carrera.
36 + 50 igual a 43. Esa es la sensación térmica que tiene cualquier persona que se encuentre en un lugar con 36 grados de temperatura ambiente y 50% de humedad relativa. Pero un piloto de MotoGP, mientras mueve su máquina de 160 kg a una velocidad media de 165 km/h está metido en un mono de cuero, encerrado en un casco que le devuelve aire ardiendo tras cada exhalación. Está recibiendo el calor de un motor de 250cv y 1000cc.
En estas condiciones Jorge Lorenzo no pudo aguantar y dejó de luchar por la victoria. Acabó tercero.
En estas condiciones Marc Márquez tuvo que hacer un alarde de energía para doblegar a Valentino Rossi, que seguía su rueda vuelta tras vuelta, que atacó un par de veces con decisión al #93; Marc, 21 años, campeón del mundo, tuvo que apretar los dientes para lograr su victoria número 12 de la temporada. Iguala el record de Doohan 1997.
Dani se cayó dos veces. No sabe qué pasó. Aleix Espargaró y Alvaro Bautista se fueron al suelo. Bautista dice que le arrolló y Aleix dice que no sabe bien qué pasó.
Pol sí sabe lo que pasó. Acabó sexto:

Las últimas vueltas, diez más o menos, han sido las más duras, se me han hecho eternas, no sabía en qué pensar. Notaba cómo me ardía el pie y ya no sabía cómo ponerme. Estaba muy caliente y parecía como si fuese a explotar. Sobre todo me molestaba en los cambios de dirección, cuando tenía que hacer fuerza.
Solo quería terminar.”

Compitió inflitrado, con el segundo metatarso del pie izquierdo roto. El sábado se cayó. Cuando faltaban 5 minutos para el final del FP3 un cristal impactó en el radiador de su Yamaha y lo perforó. Provocó una fuga de aceite y éste llegó a la rueda trasera. En la frenada de la 1 patinó y cuando volvió a coger grip la moto lo escupió violentamente. Impactó con la cabeza en el asfalto, de manera muy fea. Se rompió un dedo del pie. Los pilotos que pasaban a su lado le avisaban del humo que salía de su moto, pero cuando Pol se giraba para mirar qué pasaba, cortaba el gas y dejaba de salir humo. Como no veía nada siguió tirando y la desgracia acabó con la moto incendiada y él seriamente dañado. Aún así, el domingo se sometió a un chequeo médico, fue declarado apto para correr. Cuando volvía al box en el warm up de la mañana, una furgoneta del circuito se cruzó delante de él en uno de los viales. No pasó nada porque no estaba por pasar. Pero fue espeluznante el momento. A la hora de la carrera llegó a la pata coja al box. Lo hizo sin muletas “porque no quería montar mucho show”. Salío e hizo sexto. Y para él también había 35+50.

Se acaba el Mundial. Tito Rabat sale Campeón del Mundo de Moto 2.
El título de Moto 3 llega abierto a Valencia. Se lo jugarán Miller y Alex Márquez, que en Malasia vivieron 6 cuerpo a cuerpo con 2 toques. Miller alargaba la frenada y Álex caía una y otra vez en la trampa. Eran lícitas las maniobras de Miller? Dirección de carrera determinó que sí. A Valencia vamos.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Dos detalles

Hubo un momento del partido en el que Stan Wawrinka cambió su raqueta, y al dejar la usada dentro de la bolsa, cerró la cremallera. Cerró la cremallera! Casi al final, ya en el set de desempate, acudió de nuevo a la bolsa. Cambió la raqueta... pero ya dejó el raquetero abierto. Control del partido vs control de uno mismo.

Federer, en el alambre, sobrepasado todo el partido, jugó en la cuerda floja mucho minutos, salvó cuatro bolas de partido. En un momento dado todo lo que podía hacer era estar, que no le borrara Wawrinka del O2 Arena. Y estuvo. Salvó cuatro bolas de partido y ganó la primera que tuvo él. Federer. Roger Federer.


domingo, 9 de noviembre de 2014

Mañana es 2015


La respuesta de Rossi es: la pasión. ¿Cómo aguantas siendo competitivo con 35 años? “Por la pasión” Es la gasolina de la ecuación talento más trabajo más el factor corrector edad. La pasión hace que todo ligue, como en cocina. Que el plato salga redondo, cuajado, serio, delicioso. Rossi ha sido subcampeón del mundo. Y dice Dennis Noyes: si no hubiera un extraterrestre llamado Márquez estaríamos hablando del décimo título del mundo de Valentino.

El extraterrestre estaba afónico en parrilla de salida. Afónico de gritar en la victoria de su hermano en Moto3, afónico de gritar mientras destrozaba a puñetazos la repisa de la tetoya del equipo junto a Emilio Alzamora. Después de tanta tensión.

Entonces dijo: es la carrera a la que menos concentrado llego, pero es la última e intentaré divertirme. Salió desde la segunda línea, aflojó cada vez que la lluvia fina metía incertidumbre en carrera, con el pit lane abierto desde la segunda vuelta por si querían cambiar de moto. Apretaba cada vez que la pista se secaba. Y metió un hachazo descomunal a Iannone y Valentino para liderar la carrera hasta el final. Ganó. 13 victorias esta temporada. Doohan, en 1997 hizo 12. Otro record para el niño. En parque cerrado se acercó su madre y la besó. Se acercó Nakamoto y le plantó otro beso. Se reía a mandíbula abierta el jefe de Honda. Le dio libre para mañana Lunes. Bueno. Algo es algo. Mañana comienza 2015 en MotoGP. Por si las cosas no van suficientemente deprisa.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Otra vez Rossi


Rossi. Rossi. Siempre Rossi. Valentino. Pole. Pole #50 en MotoGP. Alberto Puig dice que alucina con Rossi porque está compitiendo fuera de su época. El italiano, en su círculo dice: cuando yo ganaba decían que era porque tenía la mejor moto. De Marc no dicen eso. Es la queja sottovoce, íntima, de un campeonísimo que siempre se lo ha currado. Márquez, que ha pasado como un misil por delante de Dani y Jorge. Márquez, que dice que le encantaría correr contra Stoner. Márquez se las tiene que ver con Valentino Rossi. 9 veces campeón del mundo, trabaja desde el año pasado en sacar el cuerpo de la moto, tirar el codo para abajo. Afuera y abajo. Él, que fue pionero en sacar la pierna para equilibrar la frenada. Rossi, el piloto de los domingos, el que “pasaba” de las poles porque remontaba y batallaba y ganaba. Ahora currándose la vuelta rápida porque si no los top three guys se le van.

Hoy sábado, cuando pasaba por meta y picaba el tiempo de la pole, Marc se ajustaba la gorra de su patrocinador en el box. Minutos antes se había caído en la curva 4. Perfil derecho del neumático frío. El viernes se había caído en la 5, también a derechas... pero esta vez, hoy, se levantó de la gravilla con rabia, con ganas de patear la moto por no patearse él mismo. En la atención a prensa la voz de Marc es la de un piloto cansado, al límite. Y mañana tiene carrera contra Valentino, 35 años, peleando por el subcampeonato; contra Jorge Lorenzo, en pelea con Valentino; y contra Dani: una sola victoria esta temporada.

Como siempre. A las dos de la tarde. La última de 2014.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El chico del pueblo de al lado

Las victorias se celebran. Las derrotas se analizan. Al final del día el mundo sigue girando y siempre hay revancha. Y si no hay se busca. Pero hay victorias especiales y derrotas diferentes. Los gestos nos ponen en la pista. Vamos allá.

Rossi gana en Italia, cinco años temporadas después, con 35 años. En el podio se arrodilla ante la afición. En los momentos de los trofeos sube a su jefe de mecánicos al cajón, con él. Galbusera, el hombre que encontró en un test de superbikes, un tipo que no tenía ni idea del Mundial del MotoGP. A ese Valentino le dijo: vente, necesito las ideas nuevas que Burgess (14 años después) no tiene. La intuición y el atrevimiento.

La carrera: Márquez sabía que Jorge intentaría irse desde el principio y saltó como un gato desde la segunda línea para bloquear esa tentativa. Se metió en batalla con Rossi. Dos veces le adelantó y dos veces le contestó el italiano. Finalmente los dos pasaron delante de Jorge Lorenzo y cuando todo paracía dulce, cuando se cocían esa vueltas que preparan la batalla final, Márquez se cayó. Fue en la curva 4, lentísima, reviradísima: "Iba relajado, me confié en exceso, quise cerrar un poco más de la cuenta y esta vez no pude levantar la moto."Se le cayó a plomo. Levantó solo esos 160 kilos de peso y con la ayuda de los marshalls logró arrancarla y entrar en pista de nuevo. Tiró a saco y ganó un punto. "Lo hice por los mecánicos." Podía haberse quedado quieto, haberse lamentado de la caída ("el primer error del año en carrera") y nadie le habría reprochado nada. Pero se levantó y entre la vuelta 9 y la 21 enjugó una diferencia de 37 segundos con el penúltimo, para culminar la remontada hasta el corte de los puntos en la última vuelta. "Ahora me pongo en modo campeonato". Que significa, sobre todo, ni un error más de ahora en adelante. Quedan cinco carreras. Y cerrar nunca es fácil.

"Es un cabronazo y lo va a intentar"

Cuando se retire, la huella de Valentino en el corazón de los aficionados será enorme. 9 títulos del mundo (¿tal vez 10?), las batallas con Biaggi, con Sete, con Stoner, con Jorge; tantas remontadas, tantísimos adelantamientos, tantas celebraciones locas... Esa será la huella emocional. Pero habrá una huella física, sobre la tierra. Hoy la vi. Está en una de las laderas de Tavullia, su pueblo: una pista de tierra para derrapar. Ese es su playground, el sitio de su recreo. Una leyenda que saldrá mañana desde primera línea en el circuito de Misano, a 20 minutos de su casa. Una leyenda que se descuelga de la M1 para meterla en la curva. Valentino Rossi. Este tipo que maneja el final de su carrera con un excelente paso por curva, mirando de reojo los negocios. Vio clara la irrupción de Márquez y prefirió apadrinarle antes que entrar en una última batalla. El año pasado, después de verse superado por el niño, le agarró por el cuello y entre risas le dijo: "bastardo!!"

Hoy, en la sala de prensa, con Jorge en la pole (desde Japón 2013 -13 carreras-no estaba) y Marc saliendo cuarto (desde Montmeló 2013 -24 carreras- en primera línea) decidió poner el foco en el niño: "Nunca se sabe con Márquez, es un cabronazo y va a intentar ganar dando más del 100 por 100 en carrera." Risas. Apunta al heredero de nuevo. En inglés le dice bastard, en italiano bastardo. Guido Meda, el clásico narrador para Italia le llamaba cabroncete. La traducción más cercana podría ser cabronazo. Sí. Si mañana gana, habrá que decir: qué cabrón! 

¿Por qué?: porque en Misano, en el Marco Simoncelli, desde 2007 se corre en sentido inverso al diseñado, con lo que es crucial el paso por curva; y en eso hay un maestro: Jorge Lorenzo, con hat trick de victorias en los últimos años. Su última referencia es que el año pasado metió tres segundos de diferencia en las 5 primeras vueltas al resto. Ahí es nada.

Así que para el domingo tenemos a un maestro de las líneas en Misano: Jorge Lorenzo; la leyenda Rossi: sale desde primera línea y tiene ritmo (en el FP4 hizo 17 vueltas: una tanda de 5 en 1.34medios y una segunda secuencia de 7 1.34bajos). Y el cabronazo de Marc saliendo desde segunda línea, con los deberes sin hacer, pendiente de unas últimas pruebas para el warm up, y según sus cálculos a dos victorias para ser de nuevo campeón del mundo.

Se meterán en medio las Ducati, aparecerá Dani y la pista, estrecha, corta y revirada, propondrá una batalla descomunal. A las dos de la tarde. Vamos allá.

martes, 2 de septiembre de 2014

Curva 14: The Loop


Si hubiera sido un combate de boxeo podríamos tener esto: Tal vez un combate a 12 asaltos, con el título del mundo en juego. Mucha tensión y ni un solo impacto en los 10 primeros asaltos. Pero en el 11... pam! Un golpe al mentón. Directo. Jorge Lorenzo lo encaja, pero sigue en pie. Campana. Último asalto. Jorge coge el centro del cuadrilátero, busca la rendija: pam! Directo al mentón de Márquez. No lo acusa en exceso, sigue en la distancia... y a treinta segundos... pah!, pah!,pah! Un intercambio brutal, despiadado, con las defensas abajo los dos. Golpes duros, desnudos, a vida o muerte.

El año pasado fueron adelantamientos de libro. De línea Yamaha vs point & shoot. Esta vez Jorge fue con lo suyo, con su línea limpia, pero en dos curvas se encontró a Márquez primero por la derecha y luego por el interior, en la izquierda. Tuvo que levantar la moto para salvar el impacto. Y ahí se decidió Silverstone 2014.

sábado, 30 de agosto de 2014

Nube o tormenta

Tal vez sea yo. O tal vez sea este circuito, Silverstone: planísimo, partido en dos, largo (el más largo del Mundial -5.900m-), bacheado, frío, montado sobre un aeródromo de la Segunda Guerra Mundial (DNoyes me cuenta que eligieron este sitio para que el viendo ayudase al despegue de los bombarderos pesados). O tal vez sea la isla. En las islas las cosas son diferentes.

El viernes Marc llegaba con la herida de Brno (no fue la derrota ni el quedarse fuera del podio, fue quedarse a una sola victoria del record. No hubo 11/11. Cuando salude a Mick Doohan, el australiano seguirá sonriendo) y les metió más de un segundo a sus rivales en los dos entrenamientos, como si corriese abriéndose paso a latigazos, con ira. Iba tan a saco que cuando le preguntaron quién era su rival este fin de semana comenzó: "Bradl, que es el segundo, no?"y de repente se dió cuenta y cortó. Dijo: basta. No hay necesidad. Y pidió otra pregunta.

El sábado hizo la pole (10 de 12 posibles), a dos décimas del tiempo estratosférico del año pasado. Se cayó por la mañana. Una caída tonta en la 14, lenta, lentísima. "En este circuito hay que estar siempre en tensión, no te puedes relajar, porque si ralentizas un momento el paso, los baches te sacan de punto."

Sus rivales, en plena crecida desde hace tres carreras (JLo 3 podios, Vale 2 podios, Dani 1 victoria #lavictoria) se han encontrado con la misma piedra en el zapato que al principio de temporada. Otra vez el neumático super duro del primer tercio de campeonato. Las Yamaha, cuyo fuerte es el paso por curva, necesitan estar más tiempo inclinadas que las Honda, y ese flanco tan duro no se lo permite. Les niegan su mejor virtud. JLo: "Necesitamos un neumático más blando en los laterales. La realidad es que con los neumáticos del año pasado íbamos más rápido."

Hay nubes. Hace frío. El asfalto está gélido. Los neumáticos no agarran. Pero esto es Silverstone. Una cosa seria. 18 curvas. 3 rectas. 20 vueltas. 2 secuencias de curvas enlazadas que te examinan como piloto y un par de frenadas que te miden como competidor. Va la gente encogida por el paddock. Cada nube lleva dentro una tormenta. Y en las cabezas está qué pasará el domingo. El domingo a la una de la tarde en Inglaterra.

Marc Dovi Jorge
Aleix Dani Valentino

Silverstone.

sábado, 23 de agosto de 2014

Supercopa. Liga. Hoy.


La primera imagen fue la última. Ese niño en primera fila en la foto del equipo campeón. Delante de él estaba la copa, el trofeo. Se iba acercando a él poco a poco. Lo tocó, lo agarró y ya puestos acabó levantándolo. Supongo que tendría siete u ocho años. Esa ilusión por levantar el trofeo de los mayores, con la sonrisa y los ojitos de mira qué estoy haciendo.

La primera imagen en el tiempo fue el grupo de jugadores reunidos en el campo, antes del partido, el once inicial, los rojiblancos arengándose.

Quique Sánchez Flores, que en la ida ya dijo: “el Madrid no sabe qué hacer en los balones altos. No sabe quién tiene que saltar. Siempre debe haber un jugador que sepa que esa es su responsabilidad.” Fue otro nombre propio de la Final. Por cómo diseccionaba cada acción. En el minuto 2 gol en un balón alto que llegaba desde los pies del portero.

Luego llegó la expulsión del Cholo Simeone, las collejas y la chica de los labios pintados en la grada sin saber si mirar al campo, al Cholo o a su móvil. Los desajustes finos en el At. De Madrid, con Bale y James creciendo.

Veo al Real Madrid como un equipo de peinados, de tremendos futbolistas mirándose al espejo antes de salir. La diadema de Bale, el cortecito colombiano de James, el ventilador de Marcelo, las mechas de Coentrao, la barba de barbero de Carvajal, el ultra fijado de Cristiano... Futbolistas que no entienden por qué han perdido.

En el otro bando Simeone ha cambiado su camisa negra por una blanca y el Mono Burgos no ha adelgazado. Veo a Mandzukic flipando en la celebración y a Juanfran marcando el ritmo de voracidad: “Vamos, otro, otro, a por más!”. Leo a José Joaquín Brotons poniendo el foco en la mala educación del Cholo. Protestas + collejas + dirijo desde la grada puede equivaler a ocho partidos de sanción. Veremos. La Liga empieza hoy. Hoy.

domingo, 17 de agosto de 2014

Uno de esos días

"Es uno de esos días en los que ni yo ni la moto estábamos..." Eso lo dijo justo al acabar el Gran Premio, después de reunirse con su equipo para ver qué había fallado. Por primera vez desde que está en MotoGP Márquez no fue a la ceremonia del podio tras acabar la carrera. El año pasado faltó en Mugello por caída y en Phillip Island por sanción. El resto, 26 carreras, había estado en el podio. Fue en Brno donde no ganó. En Brno donde no hizo podio. Todos preguntándonos si ganaría las 18... todos preguntándonos quién sería finalmente capaz de batir a Márquez... y cuando sucede lo hacen tres pilotos. El podio fue: Dani, Jorge, Valentino.

Ante la prensa Marc explicó que tenía problemas en la aceleración. Le patinaba el neumático trasero cuando abría gas. "He probado todos los mapas que tenía, pero no iba ninguno. Sabía que sería una carrera dura pero no tanto. Mirando los datos de Dani durante el fin de semana ya sabíamos que en aceleración perdía una décima. Me ha costado mucho adelantar al principio, cuando no suelo tener problemas. Tenía que frenar más tarde, apurar más, sobrecalentaba el neumático delantero... y todo iba empeorando. Se puede aguantar una o dos vueltas pero toda la carrera así no. Cuando me ha pasado Valentino he intentado seguirle, casi me caigo tres veces, y he decidido que era el momento de no arriesgar más y coger los puntos del cuarto puesto."

-Irás con más rabia aún a Silverstone?

"No, no. Con más rabia no, por favor. Con la misma." Se ríe y lanza una bocanada de cansancio.

-Y el record?

"Ahora estoy mejor que antes. Ya sabía que alguna vez no ganaría. En el equipo ya le hemos dado la importancia que tenía el 10 de 10. No hace falta verlo con perspectiva. Sabíamos que estábamos haciendo algo muy difícil. Pero mira, ya está."

Al otro lado del box quien ríe hoy como nunca es Dani Pedrosa. "Lo más importante de esta victoria es ver las caras de mi equipo en la llegada."

Perder es duro. Se lo escuché a Benjamín Grau. No te acostumbras. La victoria devuelve la risa a Dani. A Jorge le da para una frase más al final de la entrevista: "lo mejor es que hemos ganado a Marc, lo peor es que no he sido yo." Por si alguien dudaba de que Marc se les había metido a todos en la cabeza y no les estaba dejando vivir.

Next race, Silverstone.

sábado, 16 de agosto de 2014

A mangueta

moto2. secuencia 11-12 #desnivel #brno
La afición llega al circuito de Brno caminando unos cuantos kilómetros por las vías de un bosque. Van con sillas, banderas, tiendas de campaña; van con botas de montaña; van preparados para lluvia y para sol, para el calor, para el frío. Le meten un empaque importante al Gran Premio. El domingo puede haber 150mil personas. Hay muy pocos asientos en Brno. Pero hay muchas colinas. Y ahí está la gente. Con las cervezas y las neveras. Afición de quilates. Los pilotos no corren ante cualquiera. Esta gente se planta en la montaña, mira de otra manera y no aplaude fácil.

El sábado por la mañana, cuando se ensayan los ritmos de carrera y se pone la moto a punto para la qualy, Rossi se va al suelo. Deja una estela de polvo en la caída. Detrás va A.Bautista. Las cámaras no recogen los detalles de la caída doble, pero Rossi patea la valla de publicidad mientras se duele de la mano izquierda. Lleva el meñique ensangrentado. Directo a Clínica Móvil. Se descarta fractura.

Por la tarde la pole es para Márquez (9 de 11 posibles. "Falló" en Montmeló y Assen). Casi se la birla Iannone yendo a rueda pero Marc tuvo aún tiempo para un ataque más. No pudo con el record de Crutchlow, que escribió en tuiter: "esta noche saldré a celebrarlo! no creía que lo fuera a conservar después de hoy... a los demás qué tal os va la vida? bien?"

Bien, sí. Todos vivos. Y once pilotos saliendo en medio segundo. Nivelón. Por si llueve, en pit lane ya están puestas las marcas de dónde deben parar los pilotos para cambiar la moto.

Brno. A las once suenan las campanas. Conmemoran así la idea del párroco que las hizo sonar una hora antes para que los suecos retiraran el asedio a la ciudad cuando estaba a punto de caer (wikipedia dixit).
Camino al hotel volveremos a pasar por la antigua recta del circuito urbano. Aún queda la torre de control, el muro y los antiguos boxes. "Aquí pasábamos a mangueta; a 240km/h", dice Angel Nieto.


lunes, 11 de agosto de 2014

10 de 10

Esto va así. Ha ganado las diez primeras carreras del Mundial 2014. Quedan 8. Marc Márquez. Las ha ganado de todos los colores: Con caos al principio (Sachsenring), con caos al final (Montmeló), en circuitos nuevos (Rio Hondo), con lluvia (Assen), con remontada (LeMans), de principio a fin (Jerez), con autoridad (Austin), con lucha (Mugello), llegando de lesión (Qatar)... de todos los colores. La de hoy, Indianápolis, ha sido a río revuelto ganancia de pescadores. Valentino ha liderado el primer tramo de carrera, ritmo lento... y cuando se ha metido en líos... Márquez se ha puesto primero. Ha vuelto a la carga Valentino. Se ha sumado Jorge. Y cuando se han metido en líos, el que salía primero era Márquez. Ha abierto gas. Ha metido un segundo y medio de diferencia y se ha acabado Indianápolis.
10 de 10.
Doohan también ganó 10 en 1997. Llega en 7 días Brno. Todo el mundo recogiendo rápido. Dos Jumbos cruzando el Atlántico, el jet lag y el jueves todo montado. Va a ser la carrera de salida a la estratosfera para Marc. Le quedan dos. Ésa (la 11 de 11) y la de reentrada, en Valencia. Un posible 18 de 18. Está en su viaje espacial particular. Y el resto en Houston. Veremos cómo le va.


domingo, 10 de agosto de 2014

Robot vs Bandera

Indianapolis Motor Speedway, Racing Capital of the World. 2014. Pole para Marc Márquez, que tiene localizados dos puntos de adelantamiento claros y que contesta a Jorge Lorenzo que sabe qué neumático utilizará en carrera: "uno negro". Si consigue la victoria sumará 10 de 10 e igualará el record de Mick Doohan de 1997. Marc Márquez.
El circuito, que tiene asfalto nuevo, ha redondeado los tres ángulos de 90 grados que tenía en 2013. Conclusión: el tiempo de la pole de Marc es 6 segundos más rápido que el de 2013.
Un detalle. Jorge Lorenzo estrena diseño de casco. Lo ha llamado Speed Machine, y lleva impresa una especie de estructura metálica con mirada de robot. Marc también estrena diseño: se ha dibujado la bandera americana y ha puesto encima el 93. Directo al corazón de este país.
Mañana, carrera.

domingo, 13 de julio de 2014

"Never Enough"

Marc 9 de 9. Ahora vamos con la locura, la salida. Pero en la sala de prensa le dije: ya le podrás contar a tus nietos que, como poco, una vez ganaste toda la primera mitad de un mundial. ¿Te parece suficiente?. "Eso es muy bonito para contar pero nunca nada es suficiente."
 
Hubo otro detalle. En la celebración parecía que le faltaba la fuerza para saltar como hace siempre para abrazarse con el equipo. Y en la sala de prensa aprovechaba las respuestas de Jorge y Dani para comer algo. "Tanta energía te quitó esta carrera?" Entonces explicó que el miércoles tenía fiebre y tuvo que medicarse con antibiótico y que eso fue lo que le pegó el bajón de energía.

Ahora la locura. Casi la misma situación que en Assen. Lluvia antes de la carrera y parón en la vuelta de formación de parrilla. Las cinco primera filas montaron neumático de lluvia y cuando se dieron cuenta de que el circuito se secaría rápidamente optaron por cambiar la moto, con lo cual debían salir desde el pit lane: el que primero se ponga en la línea sale primero. Hicieron filas de cinco, haciéndose hueco con los codos, como una salida de motocross.

Dramas: Bradl montó slics antes de la vuelta de formación, no salió desde pit lane, pero no les dió tiempo a poner la moto entera para agua. Y tras cinco vueltas fue perdiendo toda la ventaja de salir primero hasta acabar decimosexto.
Jorge Lorenzo salió de los primeros en pit lane pero cuando fue a frenar los discos de carbono no tenían temperatura suficiente, se echó a un lado, entró en pista antes de tiempo y para evitar sanción dejó pasar a todos los que había adelantado. Luego remontó hasta hacer podio.
Pol Espargaró: salió detrás de Dovicioso en el pit lane. El italiano se equivocó y dejó programado el límite de 60kmh y frenó toda la salida de Pol, que acabó remontando hasta la séptima posición.
Alvaro Bautista: no estuvo rápido en el cambio de moto y se encontró último en pit lane. Arruinó cualquier posibilidad de éxito, a pesar de rodar como cabeza de carrera en la segunda parte de la prueba.

Luego está que nada pasa por casualidad. Todos los detalles estuvieron del lado de Marc. Desde la salida de motocross (recuerdo a su madre contarme que era la que más le gustaba de pequeño porque tenía referencias de contra quién competía), hasta copiar la elección de neumáticos de sus rivales (que piensen ellos), hasta tomar la responsabilidad del peso de la remontada (en 5 vueltas limpió la ventaja de Bradl). La respuesta me la dio en inglés porque fue en turno de preguntas internacional, y exactamente dijo: never enough.


sábado, 12 de julio de 2014

#historia cada quince días

Marc Márquez hizo la pole en Sachsenring. Atacó el tiempo a cinco minutos del final. En la sala de prensa reconoció que antes de salir había mirado el tiempo de Stoner 2008, cuando había neumáticos de calificación, esas gomas que mejoraban en un segundo la vuelta rápida de carrera.

Cuando atacó Dani, el especialista de Sachsenring (6victorias, como Rossi), tenía la pole, iba a por otro time attack pero en la frenada de la 1 no pudo sujetar la moto y cayó. ("No creo que yo tuviera la culpa de la caída, a lo mejor fue que cogí un bache con la moto inclinada, pero no tengo la sensación de haber hecho nada mal". Dani). Para entonces Marc estaba en el último sector y en el paso por meta se limpió el record de Stoner. 1.20,937 vs 1.21,067.

El chaval está haciendo historia cada quince días. En realidad, cada vez que sale a pista sobrevuela esa sensación de que si quiere, escribe una línea más en el libro del motociclismo. Mañana podría hacer 9 de 9. Un pleno en el ecuador del Mundial. Y a partir de ahí comenzarán a hablar las bolas de cristal y los aceleradores de partículas.

Es la firma de este tiempo. Acelerarlo todo. A veces el protagonista debe decir: dejadme disfrutar de esto primero! Pero los aceleradores de partículas en realidad devoran el presente y casi lo niegan.

Hoy mismo, en la mesa de la sala de prensa, al chico de la pole de Moto3, Jack Miller, le han preguntado por el rumor gigante de que pueda pasar a MotoGP el año que viene saltándose Moto2. El chico se ha reído ("No creo que eso suceda", ha dicho). Le han trasladado la pregunta a Marc y ha contestado: "Bueno, él sabrá lo que hace pero yo creo que antes de pasar a MotoGP hay que saber lo que son las caídas en Moto2, y luego las de MotoGP."

Es curioso. Un chaval de 21 años marcando los tiempos.

#Miedo. #Sachsenring



La primera vez que estuve en Sachsenring, el año pasado, me pareció una huella del diablo en la tierra. Como el hierro con el que marcan las reses. Esa primera parte circular. Una frenada fuerte y siete curvas seguidas a izquierda antes de lanzarse a una recta de 12.8% de desnivel. Antes hay que pasar por la curva 11. En las camisetas oficiales pone: Sachsenring, home of the legendary turn 11. Y antes de llegar a meta, la curva trece, contraperaltada, a cuatro segundos de la bandera de cuadros.
El año pasado Jorge se dobló la placa de titanio que 15 días antes le habían puesto para sujetar su clavícula. Dani Pedrosa voló en la curva cuatro y en el impacto tampoco pudo salvar la clavícula.
Hoy viernes Márquez cometió un error involuntario. En un descuido tocó la leva de las marchas y metió tercera cuando debía aguantar en segunda. Volada. Las cosas de esta época: sólo una fotógrafa (@bonnie_lane) captó el momento. Y da miedo. Eso fue por la mañana. Por la tarde Dani, en la frenada del tobogán, antes de la 12, se fue también al suelo. No parecía gran cosa hasta que llegó resbalando a la gravilla y ahí empezó a dar tumbos sin control. #Miedo. #Sachsenring.



miércoles, 9 de julio de 2014

1-7


El 1-7 de Alemania a Brasil. Los rezos de las camisetas amarillas. El 1-7 en realidad fue el 0-5 en media hora. En media hora se han dirimido algunos partidos. Media hora le duró españa a chile. Media hora Alemania jugando como si Guardiola mirase desde el banco, con los jugadores conectados al balón y desconectados del marcador. Empezando siempre de cero y haciendo la herida cada vez más grande. Salvaje. Sangre en los dientes. Mirada perdida. No se sabe dónde estuvo el final, cuando Alemania decidió parar o cuando se perdieron las miradas de los brasileños. Quién decidió el final y por qué se siguió jugando. Dónde quedó el talento y dónde lo diferente. Por qué iban de amarillo. Quién les engañó. Vi a Schweinsteiger casi desnudo celebrando y a Ozil moreno. Ozil moreno, sonriendo en la fila de jugadores abrazados.

lunes, 30 de junio de 2014

El miedo. Assen.

Assen fue un GP extraño. De ida y vuelta. Rápido como un relámpago. Aeropuerto circuito sábado aeropuerto, penaltis en el Brasil vs Chile. Y ya. En medio de todo eso, antes de la carrera, me fui a hablar con el Doctor Ángel Charte. Quería que me contase qué sensaciones medibles tiene el cuerpo humano a 320kmh. Al final me dejó una frase. Me dijo: "mira, la diferencia entre estos pilotos y el resto de los mortales está en cómo gestionan el miedo. Ellos tienen miedo, como todos nosotros, pero en situaciones de miedo el cerebro aumenta su capacidad de pensar y decidir. Y estos pilotos gestionan el miedo mejor que nadie."

En la carrera hubo muchos detalles. Esta vez más visibles, porque quedaban fuera de las rutinas. La lluvia caída a pocos minutos de empezar trajo miradas y procesos de decisiones acelerados ante la posibilidad de que la pista se secase al cabo de las primeras vueltas.



Qué hizo Marc? No usó la posibilidad de rodar en agua durante cinco minutos antes de la formación de parrilla. Salió, dió la vuelta y fue a su posición. Ejecutó sin dudas su plan. Neumático de lluvia, cambio de moto ensayado por si se secaba la pista (el único que cambia de moto de un salto, sin tocar el suelo). Listo. No hay más. Cuando ganó celebró con una foto para la mercadotecnia, haciendo que nadaba encima de la moto, con el pecho apoyado en el depósito y sin apoyar pies ni manos.

Qué hizo Valentino? Salía duocécimo. Arriesgó. Montó neumaticos para seco con el objetivo de no tener que cambiar de moto. Pol Espargaró, a su lado, le copió. Pero de repente volvió a llover. "Esos dos putos minutos de lluvia" Valentino dixit, cambiaron todo. Otra vez a por la moto con gomas de lluvia. A salir desde pit lane.

Qué fue la carrera? La carrera fue Márquez a cuatro segundos de Dovicioso tirando a saco para cazarle, y Márquez ganando con dos segundos de diferencia sobre la Ducati #04. La carrera fue Rossi remontando hasta quedar quinto, Aleix Espargaró luchando hasta el agotamiento vs Dani Pedrosa para finalmente ceder el podio. La carrera fue Jorge Lorenzo sufriendo para acabar decimotercero. Decimotercero.

Al llegar a Madrid busqué las palabras de Jorge. "Cuando he ido muy, muy lento y con miedo es cuando la pista estaba seca y caían gotas. El hecho de no estar luchando por el campeonato y la caída que sufrí aquí el año pasado me han hecho tener miedo a repetir la caída y no tener el coraje y el valor de los demás pilotos para ir rápido en estas condiciones”. Miedo. La gestión del miedo


viernes, 27 de junio de 2014

Lluvia, lluvia, lluvia

El sol cae seco sobre Assen. Esa bola de fuego a plomo. En los campings cercanos se levantan columnas de humo para abrigar la noche, que viene húmeda. En el último instante, alguien se subirá al sofá que ha puesto encima de la caravana para comprobar que su cerveza es del color del sol. Lluvia, lluvia, lluvia, dan lluvia para mañana, pero no se sabe cuánta ni cuándo. Las primeras gotas pondrán los corazones a prueba. Hoy en la Q2 hasta ocho pilotos estaban en línea con el semáforo para salir a hacer la vuelta rápida. Las urgencias. Lo vio claro Marc, que se puso a rueda de Jorge, pero ya chispeba... hubo dudas. Lorenzo le cedió la iniciativa a Marc, pero antes de completar la primera vuelta, mientras en los boxes se montaban los neumáticos de agua, Márquez cortó, se fue atrás, quedó noveno... y entonces comenzó a tirar como un demonio Jorge. Marc los adelantó a todos. En la curva 7 casi se come a Pol, que tuvo que rectificar. El #44 se dió cuenta de lo que sucedía, siguió la rueda de Marc, pero cuando éste tuvo su vuelta rápida, volvió a cortar y Pol se quedó sin posibilidad. Inmediatamente reaccionó Dani Pedrosa que marcó tiempo bueno, aunque para entonces la pole era ya para Aleix, la primera pole de su carrera. Sin tráfico, por la parte media del pelotón, hizo 1'38.789. Todo había quedado resuelto en dos giros, de los que sacaron partido los más listos y rápidos de la clase. Aleix, Marc y Dani. El resto quedó cortado. Valentino, muy rápido todo el fin de semana, dijo: si hubiera llovido 30 segundos después, yo habría hecho primera o segunda fila. Sale duodécimo. Jorge sale noveno: "un día extraño en Assen". Por lo menos mañana tendrá las dos clavículas en su sitio y no necesitará correr sedado.

Será importante Assen. Después de la quinta victoria consecutiva llegaban tres circuitos difíciles para Márquez: Mugello, Montmeló, Assen. En el primero ganó con un duelo final incríble vs Jorge Lorenzo. En Montmeló ganó en batalla con Dani Pedrosa y Valentino Rossi. Queda Assen. La pregunta es: ¿quién tiene la fuerza mental para hacer frente a Marc?

La grada ondulada de Assen antes de recta de meta

Sofá sobre caravana

Las columnas de humo  





miércoles, 18 de junio de 2014

#hielo

Quedaba una bala. Que el grupo se uniera en torno al fútbol y salieran decididos. Desconozco si eso ocurrió. Pensemos que sí. Enfrente hubo 11 futbolistas que salieron a degüello, con la mirada encendida y las piernas salvajes. Tenían un plan y la actitud elevada. El deporte de élite no te permite un minuto sin preparar. A la competición de élite no le interesa el currículum. Esa es la lección de hoy.
Ahora, hielo.

martes, 17 de junio de 2014

Ochoa sostiene

Tuve que ir a Google a buscar dónde juega Ochoa. En el Ajaccio. Le hizo cinco paradas de poster a Brasil, dos de ellas muy serias. Y sostuvo a México. Empate a cero. Fue lo obvio y lo que se vió en primer plano. El escaparate.

A Scolari se le podría dar duro desde fuera. Pero cada federación elige a su técnico y cada cual tiene sus intereses. Desde la grada, desde el sofá de casa, delante de la tele, uno ve la camiseta amarilla de Brasil y cree que son los depositarios de los cinco dieces del 70 o del Eder, Zico, Sócrates del 82, o que habrá alguien parecido a Rivaldo, a Romario, a Ronaldo. Y sólo ve camisetas amarillas y laterales subiendo la bola y busca el alma del equipo, el pellizco del juego, el remate... y ve a Scolari en la banda, con la chaquetilla de nylon.

Hay una última cosa. La realización del partido. Es algo muy sutil o soy yo o es una gilipollez, pero cada vez se parece más a un anuncio cualquiera de los sponsors FIFA. Repeciciones de estética muy potente sobre lances de juego unidas a secuencias de público feliz, en el mismo valor de plano. Público haciendo corazoncitos a cámara o lamentando amablemente una ocasión fallada. Parece publicidad. Tal vez lo sea.

lunes, 16 de junio de 2014

Ritmo de carrera vs ritmo de batalla

En futbol el ritmo de partido lo marca el tiempo que tardas en atacar la portería rival desde que recuperas el balón. Recuperas la bola, la echas para atrás, la sobas, te colocas, estamos todos, atacamos: ritmo bajo, aburrido. Recuperas la bola, sales, tocas, incorporas gente, generas peligro: ritmo alto. Exigencia alta.

En la motos está el ritmo de carrera que canta el crono en cada parcial, en cada vuelta. Ritmos altos, medios, bajos. Pilotajes perfectos, ta ta ta. Y luego hay un ritmo de batalla. Ritmo de guerra. Cuánto tardo en devolver un adelantamiento. Cada piloto tiene uno o dos puntos marcados en el circuito. Puntos favorables para el ataque. Si me pasan me quedo, espero a llegar al mi punto fuerte y devuelvo el adelantamiento. Lo normal. Pero hay pilotos que no esperan. Devuelven el ataque de inmediato. Sea donde sea. Por fuera, por dentro, en el siguiente milímetro de margen. Ritmo alto de batalla. Intercambio de golpes. En Mugello Jorge y Marc se enzarzaron en un ritmo de batalla frenético, a la altura de lo que proponía el trazado y la energía del circuito. En Montmeló 2014 hubo cuatro pilotos con la mirada inyectada en sangre, dispuestos a atacar y devolver adelantamientos sin pensar el lugar ni el momento. Metieron al circuito entero en una atmósfera de guerra y éxtasis muy difícil de comparar con cualquier otra cosa. Leer cualquier crónica de esa carrera es agotador. Te devuelve el dolor y el placer del esfuerzo máximo. Cuando se entra en esa dinámica puede suceder que en pleno adelantamiento (vuelta19) dos pilotos vean una bandera amarilla y levanten la mano para que se recuperen las posiciones, y que en pit lane interpreten esas manos levantadas como lluvia y arranquen la segunda moto con neumáticos para mojado. Ese es el nivel de concentración y exigencia. No es que todos quieran ganar, es que nadie quiere perder. Todos metidos en la batalla.

Esos cuatro pilotos fueron:
Jorge Lorenzo en la primer tercio de carrera.
Valentino Rossi, que huele la primavera de nuevo.
Dani Pedrosa, que está en su ahora o nunca.
Marc Márquez, que está en la edad salvaje de los 21.

Gloria a todos ellos. 



sábado, 14 de junio de 2014

"No se puede ser siempre el más rápido"

Lo hizo en Jerez y quiso repetirlo en Montmeló. Habían comprobado que el rendimiento máximo del neumático blando estaba en la primera vuelta, y el circuito era propicio para dos entradas en box. Así que volvió a usar las dos motos en la Q2, algo que el resto de pilotos descarta porque "sólo" confían en la primera moto. Marc tiró una vez contra el tiempo. Pole. Cambió moto. Tiró otra vez, no mejoró. Cambió moto para el último ataque, pero hubo un imprevisto. Dani Pedrosa había bajado de 1,41 (el único piloto que lo consiguió) y tenía la pole provisional. Allá fue Marc. En la primera frenada apuró demasiado; "frené tarde y aún así intenté meter la moto en la curva porque era la última posibilidad, pero me caí. Pido perdón al equipo."


Esta estrategia, que tiene una puesta en escena espectacular y única pone al piloto frente al estrés de no poder fallar en ninguno de los ataques al tiempo. No puede reaccionar. No puede rectificar. Son tres ahora o nunca. Y su debilidad está en una frase del propio Marc: "No se puede ser el más rápido siempre. Esto es MotoGP."

Así que, cuando el semáforo esté en rojo a las dos de la tarde, tendrá a su izquierda a Jorge Lorenzo ("voy a intentar no descuidar nunca más el físico"), y en el otro extremo de la pista a Dani Pedrosa, que ha trabajado para mejorar sus finales de carrera y le ha birlado a Marc el 7 de 7 en poles.


Caída de Marc en T1


En el suelo no hay nada

5-1 es una paliza. Una hostia bien dada. Como si la merecieras. Cuando te meten cinco es que te tiene ganas. Con cinco goles en contra todo se afea. Todo parece una mierda. He visto el partido en la cafetería de un hotel. Ha llegado un inglés casi al final. Ha mirado la pantalla y ha dicho: Oh, my god. Le ha salido del alma. Dios mío. 5-1 a la Campeona del Mundo.

Ahora queda el grupo. El grupo en esencia son los jugadores que consiguieron lo que nadie: campeones del Europa, del Mundo, y de Europa de nuevo. El seleccionador decidió que fueran a Brasil. Este Mundial es suyo y pueden hacer con él lo que quieran. Hasta donde lleguen será el límite de sus capacidades. El gesto de concentración de Iniesta en el túnel de vestuarios. Eso es este grupo.

Nos han metido cinco. Ahora pueden pasar dos cosas: que el equipo crezca y llegue lejos, o que el equipo no pueda más. Yo voy a estar con ellos. Es mi posición. Por esto hay que pasar, no es nuevo. Te lo enseñan en el colegio: los ciclos. Los inicios y los finales. Ayer un piloto de MotoGP me dijo: está la cabeza, que quiere; está la moto, que puede; y en medio está el cuerpo, que dice sí o no. Y hay que aceptar. Es la vida. Ahora toca Chile. Veremos cómo reacciona el grupo, cómo está el cuerpo. Por esto hay que pasar. Y la mirada no hay que perderla. En el suelo no hay nada.

domingo, 8 de junio de 2014

Una salvajada histórica

Le llegó ese momento petite mort, se desmayó sobre la tierra cuando la bola de Djokovic se fue larga. Noveno Roland Garros para Rafa Nadal. Fue a saludar a su rival a la red sujetenado las lágrimas. En el micro de pista no podía casi hablar. Acertó a decir: "Espero que Djokovic lo gane alguna vez porque se lo merece." Nole, en el banco, también tenía la cara enrojecida.

Cuando la competición se alarga más allá de las tres horas, da tiempo a todo. A que te duela todo, a estar muerto y resucitar, a estar ligero y que las piernas se te conviertan en plomo. Y eso ocurre en París, con calor, sobre la arcilla de la pista. La tierra batida; que lija la bola y te para los pies; a cada paso, a cada resbalada, un poquito más de suciedad en el calcetín, como un grillete marrón. Hemos visto tantos cambios en Rafa a lo largo de su carrera, en su modo de juego. Pelear cada bola, liftar hasta lo imposible, mejorar el saque, convertirse en agresivo... Hoy dio tiempo a todo. Casi revisó toda su carrera en este partido. A las tres horas y media de partido Rafa estaba doblado. Las zona lumbar. Lo veía Djokovic, que durante todo el tercer set estuvo atravesando su desierto de energía... Se crecía Djokovic. Y Rafa a dos juegos de su noveno Roland Garros, con las piernas de plomo otra vez. Como en el primer set.
44 minutos para decidir el primero
60 para el segundo
50 el tercero
A los 50 minutos de cuarto set, 5-4 para Rafa y saque de Djokovic. En la grada, Toni Nadal tiene la camiseta empapada en sudor. Lo rompe. Noveno RG, con un nivel de exigencia cercano a la agonía, 42 partidos después entre estos dos jugadores. Una salvajada en la Philippe Chatrier. Una salvajada histórica.
Esto es fácil decirlo ahora, pero da igual. #RafaEnters #RafaStays #RafaWins

domingo, 1 de junio de 2014

Mugello pide


El deporte se eleva sobre la vida cuando su gente, los que compiten,  recogen la energía del escenario, y ese lugar es importante y demanda cosas. Te pide. Te exige. Te dice: aquí pasó esto y esto y esto otro y aquí se viene a honrar este deporte.

Mugello. La belleza. Esa exigencia. La velocidad extrema. Los 361kmh en final de recta con cambio de rasante. Mugello. El manto verde de las colinas.
Márquez y JLo.

Márquez se ha convertido en un cazador experto. El año pasado era un cahorro en aprendizaje, listo, talentoso, extremadamente talentoso. Seguía a Dani para aprenderse el circuito y cuando creía que lo tenía, zas. Ataque. Cuchillada. Zapatilla. Victoria. Todo el año en el podio excepto la caída de Mugello y la bandera negra de Australia. El podio negado en los dos circuitos más bellos, rápidos y puros del Mundial. Pero aprendió a cazar del que tenía su misma moto.

Este año Márquez es otra cosa. Se sabe el libro pero ahora busca más. El maestro del paso por curva es Jorge Lorenzo y Mugello es paso por curva. Y lo estudió entrenando y lo estudió en carrera. Detrás de Jorge. Cuando lo tuvo, zas. Ataque.

Solo que esta vez la presa se revolvió con fuerza. Gritó, chilló, aulló como una ballena que siente el arpón. Tiró contra el origen de la herida... Ahí Marc tenía una bala más. El equipo había previsto la batalla y cambiaron los parámetros de la sexta marcha para poder adelantar en esa recta doblada que tiene Mugello. Ahí dió el golpe definitivo. Jorge le defendía el perfil de ataque, los dos se iban al piano, al borde del abismo. Y Marc pasaba pero ya la frenada se les echaba encima y había un duelo de dos bestias intentando parar el misil en menos de 300 metros. Trece adelantamientos después, Marc ganó.

“Sólo me he divertido al cruzar la meta.” Marc.
Eso sitúa el nivel de la lucha. No fueron adelantamientos divertidos. Fueron sablazos, fueron katanazos tirados para vencer. Pero ninguno resultaba definitivo. El límite se situó en la extenuación. Dennis Noyes me dijo: Marc ya no es el chico loco que sale a pista con el pelo incendiado. Ahora Jorge se fía de él y por eso pueden rodar tan cerca y pueden establecer la confrontación en esa distancia.

Es una escenario nuevo. Jorge está volviendo y Marc sabe cazar cualquier tipo de presa.

Y llega Catalunya, con esa curva 9. En quince días. Cuando hayamos recuperado el aliento.

“we will try to fight
we will try to stay there
we will try to fight for the victory”

Es el mantra que repite Marc en cada rueda de prensa después de cada carrera y antes de cada nuevo reto. Vive ahí. 1 de junio de 2014. Seis de seis.

sábado, 31 de mayo de 2014

La belleza. El riesgo. El respeto. Mugello

A diferencia de otros sábados, hoy nadie ha asestado una cuchillada al crono, ni ha dicho aquí mando yo, ni ha fulminado un record. Bueno, Rins en Moto3. 
Mugello impone el respeto de la belleza. La chica que mira y te destruye. Sonríe y marca el paso Mugello. Una joya metida en las colinas de la Toscana. Más de la mitad del trazado es recto, el resto curvas enlazadas. Curvas para aguantar un pulso; es difícil quedarse en ellas porque si vas a saco buscando una frenada profunda, te cierran la salida; así que hay que entrar suave para salir rápido. 
Hoy, en el FP3 Marc dio cuatro vueltas detrás de JLo, mirando qué hace el maestro del paso por curva. Luego se anotó la pole, seis de seis, pero lo hizo sin levantar la voz. Dos ataques al tiempo y basta.
El resto se quedó confundido en medio de las colinas. Dani, que iba para pole, segunda fila (se equivocó con el mapping). Valentino, que iba para primera fila, cuarta (se equivocó con el neumático blando delantero). JLo hizo tercero. Cuando mire a su derecha en la primera línea verá un intruso con el 29 fluorescente: Iannone. 
Está todo sin decir aún en Mugello. Está el domingo a las dos de la tarde. Los frenos de disco con nuevo diámetro. Las dudas de los chasis y motores. Las miradas puestas en esa belleza que nos atrae hasta perder el control. La bajada de Casanova - Savelli, la frenada de la 1 (San Donato), las dos Arrabbiata, ese curvón antes de meta, a izquierda, cambiando el sentido de la marcha y la vida.
Nos queda Mugello. Y es un momento crítico en el Mundial.
Ojo con Pol. Aunque Pol es otro post. Está haciendo derrapar la Yamaha. Igual revisa el KANDO: la satisfacción y emoción infinita al encontrar algo con valor excepcional.



domingo, 25 de mayo de 2014

Diez Copas de Europa

En el campo el fútbol es algo precioso. Un tablero de juego y dos aficiones. Se ve diferente. El plano master de la televisión se transforma en algo maravilloso, de más rango, con más ángulo, se potencia la visión global, pero se pierden los detalles, prácticamente todos. En el campo se vió enseguida la falta de competición de Khedira. Y la estructura del Atlético, la imposibilidad de sobrepasarles jugando a velocidad de crucero. En el campo se ve un balón flotando en el área y Casillas fuera de la portería, Casillas metido en un error. Gol. Prácticamente nadie en la grada sabe lo que ha pasado. Cuando al Atlético de Madrid se le acabaron los cambios, el profe Ortega seguía dirigiendo un calentamiento ficticio por la banda. Y en los veinte minutos finales de ataque del Real Madrid se vio a Sergio Ramos. Ramos desde atrás y Ramos delante. El 4 haciendo una exhibición de poder físico. Modric e Isco maniobrando. Bale fallando una tras otra todas sus opciones, las que ejecuta y las que él mismo se niega. Cristiano desaparecido. Di María con el oxígeno extra de Marcelo. Y gol en el descuento. Un balón colgado y un balón en la red de Courtois. El mérito del Real Madrid  fue noquear al rival cuando era evidente que ya no tenía una gota de energía más. A veces estas situaciones se retuercen, se llega a los penaltis y el día se hace noche. Cuando el Real Madrid recogía el trofeo en el palco, Gabi y Simeone diseccionaban el partido de Lisboa. Aunque bien podrían hablar de Septiembre. No lo sabe nadie.

























martes, 20 de mayo de 2014

La remontada

Me hizo gracia una conversación en Twitter. @Swinxy decía: "Se me acaba la imaginación en las crónicas por culpa de Márquez. En serio." La respuesta de @DiegoLacave fue: "No escribas. Bebe."

Bueno, después de la resaca, aunque sólo sea para que conste en acta, ésta fue la remontada de Márquez: [vuelta.posición]

1.10
2.  9  (caída de Ianonne)
3.  7  (Dani y A.Bautista)
4.  7
5.  6  (Smith)
6.  6
7.  4  (Dovi y JLorenzo)
8.  4  (Marca vuelta rápida y record de circuito: 1.33.548)
9.  4
10.3  (Bradl)
11.2  (Pol Espargaró)
12.2
13.1 (Valentino Rossi)

Dennis Noyes [@DennisNoyes], estudiando los tiempos por vuelta escribió que "parecía que Marc tuviese todo controlado. De las 27 vueltas lanzadas fue el más rápido en 21." Sin embargo, en la rueda de prensa la versión de Marc fue más de piel e instinto que de cronometraje. Marc: "No miraba las pizarras, sólo miraba dónde estaba Valentino cuando pasábamos por la curva 10 le veía." Esa era su referencia. Lo hizo a pelo. Miro, veo, voy. "Luego al que tocaba adelantar le pasaba en la chicane de la 2."

Consiguió la quinta victoria consecutiva. Lleva pleno, 5 de 5. En la foto que se hace el equipo tras cada victoria, muestran con los dedos de la mano el número por la que van. Lo hacen desde la segunda, en Texas. Les va a quedar un bonito mosaico para la mercadotecnia.


lunes, 19 de mayo de 2014

Le Mans con sol. Mugello con 22 años. Cinco de cinco


Valentino Rossi, segundo por tercera vez en la temporada, dijo: "Necesitaría tener 22 años para poder luchar con Márquez."

Avanzada la rueda de prensa, a Marc le preguntaron si estaba preparado para la sexta victoria del Mundial dentro de quince días, y contestó: "En Mugello Valentino volverá a tener 22 años."

Así va este romance en la cesión del testigo sobre el rey de MotoGP.

La tormenta está en la cabeza de Jorge Lorenzo, sexto en Le Mans, por detrás de Dani Pedrosa y a 7 segundos de Marc. "No me divierto ni cuando gano." Lo dijo Jorge porque Marc, en sala de prensa había verbalizado una máxima de este deporte: "Si no te diviertes no vas rápido, y a Jorge le puede estar pasando eso."

Las pantallas lanzaron aquella imagen de Dani, sentado en el box, ya sin el casco, mirando hacia arriba, la boca abierta, buscando oxígeno. "Parecía que estuviese pilotando en agua. No tenía grip ni delante ni detrás. Han sido 28 vueltas durísimas sin poder atacar en ningún momento." Venía de operarse del antebrazo derecho 12 días antes.

Cuando Lin Jarvis, Yamaha Managing Director, cerró el contrato de Pol Espargaró en Qatar 2013, todos los especialistas leyeron la intención: será el antiMárquez. La pieza que Yamaha pondrá frente a Honda para frenar a Marc. Sucede que Pol no puede pilotar esa M1 con su estilo agresivo, no puede hacer derrapar la rueda trasera porque le quita a la moto su mejor cualidad, el paso por curva. Pero está jugando a hacer tratos. Y esa salida desde la primera línea y este cuarto puesto en Le Mans (toda la carrera en cabeza) le van a dar fuerza para que le vayan poniendo la M1 cada vez más a su gusto. Ole.

Hizo sol y parecía otro circuito, Le Mans. Se le quitó el rostro de infierno. Los domingos de carreras son preciosos.