lunes, 22 de abril de 2013

Llámale míster

Han llegado los tres a la sala de prensa, tres pilotos españoles: el campeón del mundo con su podio número 100; el ganador de la carrera con 20 años 63 días. Más joven que el ganador más joven de toda la historia, Freddie Spencer. Y por último, #thecandidate Dani Pedrosa.

Explica Dani que le rebotaba la moto por detrás y que tenía que hacer un esfuerzo extra con los brazos para domar ese movimiento, de modo que el triceps del brazo izquierdo se le ha cargado y ha llegado muy mermado físicamente al final de la carrera.

El ganador había decidido por su cuenta que iba a montar neumático duro, al contrario que el resto de pilotos. Tenía un plan y lo ha ejecutado como un cirujano que sabe exactamente lo que se va a encontrar al abrir la herida. Ese tipo de médico que sale del quirófano diciendo todo ha salido bien con el tono de sabía que iba a ser así. Se le ha escapado que tenía dos configuraciones electrónicas para la carrera, dos mapas. De modo que sabía que durante muchas vueltas iba a estar detrás de alguien, que ese alguien era el #26, y que al mínimo error le iba a pasar; mapa dos y pa'lante.

Al campeón del mundo un periodista con pinta de japonés y acento americano le pregunta por Baby Márquez y el #99 le contesta que es mejor decirle mister. Acaba la respuesta y vuelve a acomodarse en el respaldo de su silla, pensando que los próximos cinco circuitos le van bien a su Yamaha.

En las motos se compite, se recoge y durante siete días se va dejando reposar lo que ha ocurrido en la carrera. Van saliendo datos y se van sacando conclusiones. A la siguiente carrera se llega siempre con cuentas pendientes y las cosas claras. Pero sobre todo se llega con muchas ganas. Jerez es el 5 de Mayo. Allí acudirán, liderando el Mundial, empatados a puntos, el campeón y el recién llegado, el #99 y Mr Baby Márquez. Pedrosa musculará su triceps y Valentino deberá decir hola. Hasta entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.