sábado, 11 de enero de 2014

Líneas paralelas

Están el Barça y el Atlético en el hotel. El fútbol regala a veces, en medio del calendario, estos partidos que tienen alma de final. Son tres puntos pero es un pulso de actores principales. Es De Niro cruzando mirada con Al Pacino con el guión por la mitad. Hay estudios sesudos sobre el tema, analistas con mirada científica que juegan a explicar los movimientos de los equipos. Todo el mundo aporta algo. Todos miran. Y cada jugador tiene su película. Mientras, en el Dakar se desansa. Antes de ayer encontraron el cuerpo de un piloto muerto, Eric Palante. Dos periodistas también murieron. Veo las imágenes de tanto sufrimiento en la pantalla de la televisión y los imagino hoy en el silencio, sin levantar polvo, la dunas quietas. Y en Australia, down under, Nadal advierte que es la pista más rápida que recuerda en el AUS OPEN. Y tiene por delante un cuadro como los Dolomitas. Por la noche estuve con Maveric Viñales. Mide cada ingesta de proteína, niega cualquien opción a la grasa. Es su cumpleaños y lo celebra mirando cómo comen los invitados. Tiene cuartel general en Almería, pero hoy está en Barcelona. Le toca derrapar en algo que empezó como una broma y ha acabado con Marc Márquez y el número uno mundial del dirt track en la pista. Comienza el año, aumenta la presión atmosférica. Ya no es pretemporada para la afición. Aquí ya hay que amasar la harina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.