sábado, 23 de agosto de 2014

Supercopa. Liga. Hoy.


La primera imagen fue la última. Ese niño en primera fila en la foto del equipo campeón. Delante de él estaba la copa, el trofeo. Se iba acercando a él poco a poco. Lo tocó, lo agarró y ya puestos acabó levantándolo. Supongo que tendría siete u ocho años. Esa ilusión por levantar el trofeo de los mayores, con la sonrisa y los ojitos de mira qué estoy haciendo.

La primera imagen en el tiempo fue el grupo de jugadores reunidos en el campo, antes del partido, el once inicial, los rojiblancos arengándose.

Quique Sánchez Flores, que en la ida ya dijo: “el Madrid no sabe qué hacer en los balones altos. No sabe quién tiene que saltar. Siempre debe haber un jugador que sepa que esa es su responsabilidad.” Fue otro nombre propio de la Final. Por cómo diseccionaba cada acción. En el minuto 2 gol en un balón alto que llegaba desde los pies del portero.

Luego llegó la expulsión del Cholo Simeone, las collejas y la chica de los labios pintados en la grada sin saber si mirar al campo, al Cholo o a su móvil. Los desajustes finos en el At. De Madrid, con Bale y James creciendo.

Veo al Real Madrid como un equipo de peinados, de tremendos futbolistas mirándose al espejo antes de salir. La diadema de Bale, el cortecito colombiano de James, el ventilador de Marcelo, las mechas de Coentrao, la barba de barbero de Carvajal, el ultra fijado de Cristiano... Futbolistas que no entienden por qué han perdido.

En el otro bando Simeone ha cambiado su camisa negra por una blanca y el Mono Burgos no ha adelgazado. Veo a Mandzukic flipando en la celebración y a Juanfran marcando el ritmo de voracidad: “Vamos, otro, otro, a por más!”. Leo a José Joaquín Brotons poniendo el foco en la mala educación del Cholo. Protestas + collejas + dirijo desde la grada puede equivaler a ocho partidos de sanción. Veremos. La Liga empieza hoy. Hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.