lunes, 14 de septiembre de 2015

Audentes fortuna iuvat

La fortuna ayuda a los audaces. Me lo dice en twitter @juanf_moreno, a cuenta de las declaraciones de Bradley Smith: "Luck favours the brave". La frase es de Virgilio en su Eneida. La fortuna ayuda a los audaces. El caso es que entendí lord favors the brave y @dennisnoyes me dijo: ha dicho luck: la suerte, no el Señor.

Smith fue segundo porque no entró a cambiar los neuméticos lisos y mientras llovía se dedicó a repetir dentro de su casco luck favours the brave.

Redding fue tercero (primer podio en MotoGP) porque se empeñó en levantar la moto tras la caída en la vuelta 6. Fue a pit lane, cogió la segunda moto, puesta para la lluvia. No iba rápido, estaba siendo un nuevo fin de semana desastroso para el británico y entonces dijo: qué cojones, vuelvo a por la primera moto, con los slicks, y a ver qué pasa. Lo que pasó fue podio. Mientras el resto de pilotos se devanaban los sesos para interpretar cuándo había que cambiar de moto (el asfalto nuevo, tan oscuro, no ayudaba), Redding tomó las decisiones correctas guiado por la frustración. La fortuna ayuda a los audaces; y a los desesperados; y a los que se emepeñan en levantar la moto a pesar de que los comisarios de pista intenten evitarlo.

Fue una carrera caótica, con el pit lane abierto desde la segunda vuelta porque comenzó a llover justo después de la salida. Una vez que todo el mundo (exc Smith) hubo cambiado a neumáticos de lluvia, la lluvia cesó. Y entonces llegó el momento de la segunda decisión. Hay días en el trabajo que es tremendamente difícil tomar una decisión correcta, así que cuando hay que tomar dos... tela marinera. Necesitas al equipo. Y ni Valentino ni Jorge hicieron caso de las pizarras. Marc asegura que su pizarra le informaba en todo momento de la situación, pero nunca vimos un IN. Así que la última decisión la dejaron a su instinto, o a lo que buenamente pudieron.

Con la pista secándose Marc se dejó adelantar por Jorge y Valentino. Fue una maniobra deliberada que le permitía observar la degradación de las gomas de agua en la pista seca y en segunda instancia, anticipar el cambio de moto sin que sus rivales tuvieran la opción hasta una vuelta más tarde. Así sucedió y Marc ganó haciendo buena la ley no escrita de que el que cambia primero gana.

Jorge y Vale, ensimismados en su pelea por el campeonato, vivieron ajenos a la maniobra de Marc. Vale sobrepasó a Jorge, consciente de que podía ganarle en lluvia como hizo en Silverstone. Pero al empezar a secarse la pista se quedó con la responsabilidad de LA DECISIÓN. "Es difícil tomar decisiones cuando te juegas tanto", dijo tras la carrera. A Jorge le marcaban claramente PIT IN en el muro, pero "pensaba que querían que entrase para arriesgar con el cambio y así ganar (cuando ellos sabían que los pilotos que ya habían puesto slicks rodaban más rápido); y yo pensaba que mi única opción era hacer lo mismo que Valentino. Ese fue mi primer error, no hacer caso a la pizarra. El segundo fue que nada más cambiar los neumáticos Redding me pasó muy rápido, creí que iba con un ritmo lento y me precipité en querer ir rápido. El neumático trasero aún no se había calentado y en esa curva de izquierdas (T15) después de cuatro a derechas, perdí la moto y me caí."

La caída de Jorge coincidió con Valentino ya en pista con los slicks... y le valió con mantenerse en quinta posición para aumentar 11 puntos la deferencia. Sale lider de Misano con 23 y 5 carreras por disputarse. Sale lider pero no se va contento. Sabe que le faltó agilidad en la decisión. Sabe que volvió a tener suerte. "La suerte que yo no tengo, la tiene Valentino", dice Jorge.

¿A quién ayuda la suerte entonces, Virgilio?

Próxima parada: Alcañiz. Terreno Márquez con victoria de Jorge el año pasado. ¿Quién sabe lo que puede pasar en una carrera de motos? ¿Quién habría dicho hoy en Misano que a las dos de la tarde llovería cuando a las nueve y media de la mañana el sol rompía en un cielo azul mediterráneo que daba gloria a la vida? ¿Y Valentino?... que metió la carrera en el discurso del mar? Quién era pez, quién tiburón, quien piraña, medusa... y llovió? ¿De eso qué podemos decir, Virgilio?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.