sábado, 5 de septiembre de 2015

Nadal. Negro. Nueva York

Sinceramente no creí que Nadal fuese a perder con ese outfit negro en Nueva York. Tengo el recuerdo de 2010, cuando fue la sombra de Lost. Pero cedió después de ir dos sets arriba.

Una victoria de Rafa siempre ha sido una escalera bien subida. Lo que nos dijeron nuestros padres y lo que repetimos a los niños: esfuérzate, lucha, entrena, estudia, da en cada momento lo que toca, luego un poco más, y verás cómo las cosas te salen bien. Las victorias de Nadal, sus triunfos, siempre han sido una muesca del universo ordenado. Gana Rafa, el día va bien. Como un hashtag: #ElDíaVaBien.

Ahora hay que estar atentos en la derrota. Es una deuda contraída después de 14GS, tres veces número 1, varias lesiones para arrojar la toalla. Ahora toca observar qué hace el tipo. Federer, en un lugar parecido, ha decidido una última firma de talento subiendo a restar a la línea del cuadro de saque. Nadal, de momento, contesta en la sala de prensa con los brazos cruzados y el gesto torcido. Lo que sale por su boca es que el rival ha jugado mejor. Lo que lanza su mirada es un vistazo a la roca, para ver si encuentra el hueco.

Hay que estar atentos. Tenemos varios tramos finales a los que mirar: Rossi, Federer, Nadal. Luego llegará el nuestro. #TimeToLearn

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.