jueves, 24 de marzo de 2016

DEP Johan Cruyff

Lo último que recuerdo de Cruyff está en el documental de Messi. Allí lanzaba dos miradas inusuales sobre el juego del argentino. Cruyff siempre soltaba ideas diferentes. Cuando no era brillante era diferente. De Messi decía que los pasos cortos de su carrera con el balón multiplicaban las posibilidades de decidir hacia dónde iba a salir. Y apuntaba que ser bajito le daba ventaja frente a los defensas altos porque tenía más fácil el apoyo en la cadera para desnivelarlos.

Es una noticia impactante su muerte. Di Stefano, Pelé, Maradona, Cruyff. Esa es la referencia en la que quedó retratada para siempre la imagen del 14. Tuve la oportunidad de seguirle como reportero cuando comenzaba a armar el dream team, cuando alternaba decisiones incomprensibles con locuras maravillosas. Esperar la alineación del Barça de Cruyff no implicaba querer saber quién jugaba sino cómo iban a jugar. Eran puntos en un papel y había que acertar cómo unirlos para saber el dibujo.

Recuerdo hacerle en Las Gaunas, después de un empate, la típica pregunta toca cojones sobre un cambio. Me contestó diciendo algo así como: pero tú chaval... quién eres? El equivalente al yo con taxistas no hablo de fútbol de Valdano.

Horacio Segui, el mítico fotógrafo de los cromos de la Liga, me contó que Cruyff fue el primero que vio el negocio en lo extra futbolístico. Foto igual a dinero. Si quieres verme, paga. Pero lo hacía desde la posición de quien sabe que ofrece algo diferente, a veces incomprensible, admirable. El tipo que hace que un restaurante se gire nada más abrir la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.