lunes, 21 de marzo de 2016

Todo sigue igual

Igual no. Tal vez mejor. Pero están los de siempre.

Llegábamos a la primera carrera del año con la duda del comportamiento de los neumáticos Michelin. Se había escrito que el trasero agarraba demasiado, que transmitía demasiado empuje al delantero y que éste no lograba aguantar el stress. Muchas caídas. Falta de confianza en el delantero. Cambios en el estilo de pilotaje porque la electrónica, muy básica, no ayuda. Y tampoco se sabía, por falta de datos, hasta dónde iban a aguantar. Lo cierto es que los de menor durabilidad (los blandos) le permitieron a Dovi lanzar un ataque en la última vuelta a Marc para finalizar segundo.

Y lo cierto es que Jorge Lorenzo, pole, no pudo largarse desde el principio, como hacía con los Bridgestone. Pero sí marcó el record de la pista a mitad de carrera, y lo volvió a bajar en las últimas vueltas. Para ganar, a Jorge le bastó con seguir a los dos aviones rojos de Ducati, esperar el fallo de Iannone (tocó una línea blanca en plena curva y se fue al suelo); y atacar una sola y definitiva vez a Dovizioso. Hizo pole, record, y victoria: una buena manera de comenzar la defensa del título... bajando, además, en 7 segundos el tiempo de carrera del año pasado.

Márquez hizo una mala salida, remontó (con adelantamiento incluido a Vale) y rodó segundo al final de carrera hasta que no pudo resistir un último ataque de Dovizioso. No se vió en la retransmisión si cometió algún error en la 16, antes de la recta de meta. En la última vuelta volvió a lanzar dos ataques al italiano, pero Dovi resistió. Luego dijo que estaba contento con el tercer puesto, pero en pista no se conformó, que aparentemente había sido la lección 2015: aprende a conformarte con lo que tienes.

Valentino no optó a la pelea final nunca. Y Maverick, la noticia del finde con la primera línea... salió mal y no pudo adelantar a Pedrosa en toda la carrera. Acabó sexto.

La moto de Crutchlow sigue siendo la favorita de los duendes. Ya le pasó en Ducati. Ahora, con la Honda, de nuevo le falló la electrónica: en la recta le entraba el control de tracción y en curva le entregaba toda la potencia. Al suelo.

Mañana prueba Stoner. Será difícil que acepte coger la Ducati Pramac de Petrucci, pero para Argentina quedan quince días...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.