sábado, 16 de julio de 2016

Qué miedo Sachsenring

Qué clasificación tan rara, en Sachsenring. Tal vez porque a Lorenzo le fue mal. Muy mal. Cuando a un top rider se le atraviesa algo la jornada se enrarece. A Jorge se le atravesó TODO. El viernes se cayó y creía que se había fracturado un dedo de la mano izquierda. El doctor dijo: "fue raro, porque los pilotos suelen acertar cuando hay fractura." Pero no la había. No en el dedo de la mano. Tal vez sí en el modo de pensar. Fractura del optimismo. El Sábado se quedó fuera de los top10 que pasan directos a la Q2. Era el único piloto de la parrilla que conservaba esta distinción. Cuando volvió a caerse, esta vez en la Q1, la gente comenzó a abrir los libros de historia. Cuando se cayó por tercera vez, ahora en la Q2, la estadística sonó como un trueno:

caídas de Jorge en 2013: 3;
caídas en 2014: 2;
caídas en 2015: 3;
caídas este fin de semana: 3.

Algo le pasa. Hoy no llovía, hoy no hacía frío. Saldrá desde la cuarta línea, con 10 pilotos delante y medio circuito en forma de embudo. Para cuando se estire el grupo habrán pasado diez curvas.

Luego están Márquez y Maverick. En la bajada del tobogán, en quinta marcha... sus motos se cimbrean como toros mecánicos, con el pequeño detalle de que descienden a 250kmh. Le pasa a alguno más a veces. A ellos, siempre. Da miedo verlo, y más pensar cómo irán mañana en una fila de 23 pilotos, con los nervios del inicio de carrera y la moto con peso máximo cargada de gasolina.

Otro detalle cargado de contenido: En las dos primeras filas hay dos ducatis: la de Héctor Barberá (P2) y la de Danilo Petrucci (P5). Las oficiales están en la tercera fila. Es fácil: aquí, en esta competición, MotoGP, en este Mundial, nadie da nunca nada por hecho, ni se respeta ningún orden establecido. Al primer estornudo de un top rider ya se ha puesto otro delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.