domingo, 4 de noviembre de 2012

SuperSábado

Sin cambiarse las camisetas, los jugadores del Valencia y del At. de Madrid se buscaban tras el pitido final para saludarse. Hacía tiempo que no se veían unos saludos tan libres de mercadotecnia. Saludos de reconocimiento al esfuerzo del rival.

El partido acabó con el Cebolla Rodríguez cojeando, lesionado, sin posibilidad de cambio; Falcao con la cabeza vendada; el Valencia con diez en el campo y dos menos en el banquillo. Un partido repleto de agarrones en el área, de lucha por el balón cuerpo a cuerpo, con pisotones, codazos, agarrones... Y todo desnivelado por una mirada: la de Soldado para buscar la posición de Courtois y rematar de volea. Golazo.

Este SuperSábado que nos regala la jornada de Champions deja, además, dos records: Mourinho y su victoria 100; Vilanova y su arranque, el mejor de la historia del Barça (28 puntos de 30 posibles). Fieles a su estilo, Mourinho ha ironizado con su marca, y Vilanova ha dado explicaciones sobre la debilidad defensiva. A esa circunstancia, Cruyff le daba la vuelta y decía: juego para marcar un gol más que el contrario. Si me meten cuatro, yo meto cinco. Y nos íbamos todos a casa con la frase anotada en la libreta y grabada en las cintas.

A las cuatro de la tarde, cuando todo comenzaba, el Rayito, con toque y pa'lante, ganó en Málaga. Crece la apuesta de su técnico, que no sabe, ni quiere, meter el equipo atrás. Ole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.