jueves, 1 de noviembre de 2012

#video vs #acelerador

El entrenador construye todo el entramado para el delantero. OK, para el 9: a él le debe llegar el balón y él debe culminar. Sin delantero, el entrenador no respira. Pero el gol da gloria y a veces, el entrenador, desde el despacho, escucha rugir el motor del Ferrari del 9. El 9 arranca, acelera y se va. El se queda visionando archivos, abriendo ventanitas en el ordenador, tomando notas y dibujando líneas. Y el delantero, en el restaurante.

Si el míster no entiende lo del Ferrari, la relación será jodida, porque ese sonido se mete en el estómago. Mezcla gasolina y bilis.
Ahora pensemos en varias relaciones entrenador vs delantero, despacho vs Ferrari. Es un ejercicio sencillo. La pantalla del ordenador luce y tras la pared se escucha bbbbrrrrrmmmm, bbbbrrrrmmmm!

Bielsa vs Llorente: NO soporta (Bielsa) que le haya querido cambiar por otro. NO soporta que no haga una genuflexión al dar los buenos días. Su pensamiento es: igual se te queda sin gasolina el Ferrari.

Simeone vs Falcao: SE descojona (Simeone) del Ferrari. Su pensamiento es: que suene, que suene; y que yo lo oiga.

Mourinho vs Higuaín: Mou también tiene un Ferrari. Y de vez en cuando le gusta adelantar, meter la rueda en el charco, y que salpique. Su pensamiento es: igual tu Ferrari se ha manchado.

Guardiola vs Eto'o: Lo echó. Podía hacer el ejercicio de soportar el Ferrari, pero no que entrase derrapando en el parking, y por alguna extraña razón, todos sus nueves entraban derrapando. Su pensamiento era: a aparcar así a otro sitio. LE cogió gusto (Guardiola) a ponerse de guardia urbano.

Del Bosque vs Villa Torres Llorente Soldado Negredo. LOS mete en el autobús (a sus delanteros). Como no escucha cada día ese motor arrancando, tiene menos problemas. En sus arrebatos de melancolía su pensamiento es: tal vez sea Fàbregas el que deba tener un Ferrari. Y se atusa el bigote. #elmisterio




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.