domingo, 27 de enero de 2013

El tenis

A Andy Murray, nada más ganar en semis a Federer [qué espectáculo el esfuerzo por romper el servicio de Murray y forzar el quinto set, con la térmica sudada, y la mirada inyectada con el repertorio de los maestros] le recordaron las palabras de su entrenador, Ivan Lendl: para ganar a Djokovic hay que estar dispuesto a aguantar el dolor. "Are you ready for the pain against Djokovic?". - "Yes, of course I am".

Bueno, pues no. No aguantó el dolor, que es como hay que medir el impacto del tenis del serbio. Tantos giros, tanto resbalar por el cemento, defensas yéndose al suelo, sangre en el codo, misiles cruzados, paralelos, dejadas... No aguantó Murray.

Se pudieron a jugar rocosos el uno frente al otro, se metieron un 7-6 mútuamente y se acabó el partido para Murray. Le cogió el hilo Djokovic, que ha programado su vida a cinco sets, y ciao. No necesitó romperse la camiseta para celebrar, como el día de Wawrinka.

Le robo esta foto a @zubitennis y le deso buen viaje de vuelta, el único periodista español en Melbourne para cubrir el AO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.