sábado, 13 de julio de 2013

Médicos en la sala de prensa. Las horas del día.

A las seis de la tarde aparecieron enfundados en su mono de asistencia en circuito los doctores Angel Charte (medicina interna) y Enric Cáceres (traumatología). Cáceres con un micrófono inalámbrico para poder moverse y dibujar en una pizarra en qué estado había quedado la clavícula de Dani Pedrosa (rotura parcial en la zona izquierda). Charte para detallar por qué descartaba a esa hora cualquier lesión interna en el piloto, que tras la caída tardaba mucho en recuperar un estado de semiconsciencia y fue trasladado en helicóptero a un hospital cercano. La imagen no era muy alentadora en ese momento: el piloto, inmovilizado en una camilla, con los ojos cerrados, entrando por la bocana de carga del helicóptero. Pero poco a poco la mañana se fue despejando de malas noticias hasta llegar a ese momento: las seis de la tarde, con los doctores explicando conceptos de medicina interna y traumatología a la prensa especializada en motor. Las seis de la tarde y el piloto descansando en su motorhome después de una comida reparadora.

La caída sucedió pasadas las diez de la mañana. En la curva 1, la Honda #26 escupía por los aires al piloto, que impactaba con una fuerza brutal con la cabeza y la espalda en el asfalto para acabar sobre la grava. Se desprendió la visera del casco y se pudo ver la mirada perdida de Dani, que se llevaba la mano a la clavícula izquierda. Ni siquiera pasó por el box. Directo a la clínica móvil.

A las tres de la tarde la situación era esta: el líder del Mundial de MotoGP estaba en el circuito, sin posibilidad de competir, tras su paso por el hospital de Chemnitz; el vigente campeón del mundo, Jorge Lorenzo, salía de la anestesia en un hospital de Barcelona después de que se le implantara una placa nueva de titanio, esta vez con 10 tornillos e injertos de sustancia ósea de su pelvis para favorecer la regeneración del tejido; y Márc Márquez había conseguido la pole para la carrera del domingo. Crutchlow (con abrasiones en ambas piernas y brazo izquierdo además de un agujero en su mano derecha -"por la mañana creía que no podría montarme en la moto"-) hizo el segundo mejor tiempo, y Valentino Rossi, primera línea de salida, algo que no probaba desde 2010.

Eso a las tres de la tarde.

Ahora queda el domingo. Para Dani, nuevo examen médico previo a la decisión sobre su participación ("el motociclismo rompe cualquier estructura lógica" Angel Charte). Para el resto, la mañana entera para competir en un circuito que parece un tatuaje del diablo sobre las colinas de Sajonia. 10 curvas a izquierda y sólo 3 a derechas: 3 trampas, 3 emboscadas marcadas en rojo (1,3,11). Y una bajada como un tobogán. Un descenso que invita a poner sexta y obliga a una frenada brutal para seguir en pista. Sachenring. Sachenring.

Sachenring.

Sachenring como una pesadilla sobre la que buscar ir más rápido que el resto. Sachenring. Si corre Dani, serán 23 pilotos en la parrilla de MotoGP. Si finalmente no lo hace, el campeonato del Mundo tendrá la posibilidad de quedar más apretado que nunca, porque hay tres tipos que no van renunciar a esa posibilidad: uno es una leyenda, otro un niño muuuuy rápido y otro, un boxeador. Suerte a todos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.