viernes, 8 de noviembre de 2013

Chasing rainbows

En medio de una de las batallas más feroces de los últimos tiempos por el título del mundo de MotoGP, con Marc volando en los dos primeros entrenamientos y Jorge tirando piedrecitas antes del ataque final (hoy ha sido un toquecito/saludo por detrás a Marc cuando se situaban para ensayar la salida después del FP1), en el hospitality de Yamaha se escucha esto: We've been years chasing rainbows. Hemos estado persiguiendo arcoiris durante años. Lo dice un señor entrado en los sesenta años, australiano, con un hilo de voz. Después de cada respuesta traga saliva. No se sabe si es final de frase y por tanto traga saliva o si la emoción le obliga a acabar el discurso con ese gesto. Le acaban de despedir del equipo. Se enteró por la prensa. Y a su lado está sentado el tipo que le echa: Valentino Rossi. Las preguntas son: ¿quién ha tomado la decisión de dejar a quién?, ¿por qué se hace público en medio de un Gran Premio y no cuando haya acabado el Mundial?, de estos catoce años juntos ¿cuáles han sido los mejores momentos?, ¿y cuál el peor?, ¿quién ha sido el mejor de tus pilotos: Gardner, Doohan o Rossi?, ¿crees que estás pagando el precio de haber dicho que sería un milagro que Valentino volviese a ganar?

Preguntas a saco a una pareja que acaba de romper tras catorce años. Un divorcio ante la prensa. Respuestas contundentes, mensajes directos. Frialdad y determinación en Rossi, que no varía el tono en ninguna de sus minuciosas explicaciones. Esto es lo que hay. Por parte de Burgess, respuestas respetuosas, radiografías verbales de tantas situaciones. Hechos. Facts. No recuerdo que ninguno de los dos diese las gracias al otro. Tal vez había una estrategia instintiva de bloquear todo lo emocional, de quedarse en los hechos, en lo que ha pasado, la decisión que se ha tomado y por qué ha podido pasar. We´ve been years chasing rainbows. Y para un predador no hay poesía, existe el podio y existe el triunfo; el arcoiris no se persigue. Los años de Ducati han acabado pasando factura. No ha habido caza, tengo hambre y quiero que sea otro ya quien me marque el camino. Ciao al viejo gurú. Ciao, Burgess.

Veníamos de un Jueves apretado y el Viernes van rompiendo ya varias situaciones. Mañana vuelven las motos. Hoy ya se ha visto a Burgess con la mirada fija en la moqueta, lejos ya física y oficialmente de Valentino; Y hemos escuchado a Marc decir: con esta moto hay que apretar siempre porque si te relajas no vale el set up, la suspensión, cambia el comportamiento de los neumáticos, la electrónica... así que el sábado estará en sábado. En la lucha por la pole. Y el domingo, en domingo. Después del warm up decidirá lo que hacer: ir como todo el año, o asegurar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.