sábado, 31 de mayo de 2014

La belleza. El riesgo. El respeto. Mugello

A diferencia de otros sábados, hoy nadie ha asestado una cuchillada al crono, ni ha dicho aquí mando yo, ni ha fulminado un record. Bueno, Rins en Moto3. 
Mugello impone el respeto de la belleza. La chica que mira y te destruye. Sonríe y marca el paso Mugello. Una joya metida en las colinas de la Toscana. Más de la mitad del trazado es recto, el resto curvas enlazadas. Curvas para aguantar un pulso; es difícil quedarse en ellas porque si vas a saco buscando una frenada profunda, te cierran la salida; así que hay que entrar suave para salir rápido. 
Hoy, en el FP3 Marc dio cuatro vueltas detrás de JLo, mirando qué hace el maestro del paso por curva. Luego se anotó la pole, seis de seis, pero lo hizo sin levantar la voz. Dos ataques al tiempo y basta.
El resto se quedó confundido en medio de las colinas. Dani, que iba para pole, segunda fila (se equivocó con el mapping). Valentino, que iba para primera fila, cuarta (se equivocó con el neumático blando delantero). JLo hizo tercero. Cuando mire a su derecha en la primera línea verá un intruso con el 29 fluorescente: Iannone. 
Está todo sin decir aún en Mugello. Está el domingo a las dos de la tarde. Los frenos de disco con nuevo diámetro. Las dudas de los chasis y motores. Las miradas puestas en esa belleza que nos atrae hasta perder el control. La bajada de Casanova - Savelli, la frenada de la 1 (San Donato), las dos Arrabbiata, ese curvón antes de meta, a izquierda, cambiando el sentido de la marcha y la vida.
Nos queda Mugello. Y es un momento crítico en el Mundial.
Ojo con Pol. Aunque Pol es otro post. Está haciendo derrapar la Yamaha. Igual revisa el KANDO: la satisfacción y emoción infinita al encontrar algo con valor excepcional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.