sábado, 12 de julio de 2014

#historia cada quince días

Marc Márquez hizo la pole en Sachsenring. Atacó el tiempo a cinco minutos del final. En la sala de prensa reconoció que antes de salir había mirado el tiempo de Stoner 2008, cuando había neumáticos de calificación, esas gomas que mejoraban en un segundo la vuelta rápida de carrera.

Cuando atacó Dani, el especialista de Sachsenring (6victorias, como Rossi), tenía la pole, iba a por otro time attack pero en la frenada de la 1 no pudo sujetar la moto y cayó. ("No creo que yo tuviera la culpa de la caída, a lo mejor fue que cogí un bache con la moto inclinada, pero no tengo la sensación de haber hecho nada mal". Dani). Para entonces Marc estaba en el último sector y en el paso por meta se limpió el record de Stoner. 1.20,937 vs 1.21,067.

El chaval está haciendo historia cada quince días. En realidad, cada vez que sale a pista sobrevuela esa sensación de que si quiere, escribe una línea más en el libro del motociclismo. Mañana podría hacer 9 de 9. Un pleno en el ecuador del Mundial. Y a partir de ahí comenzarán a hablar las bolas de cristal y los aceleradores de partículas.

Es la firma de este tiempo. Acelerarlo todo. A veces el protagonista debe decir: dejadme disfrutar de esto primero! Pero los aceleradores de partículas en realidad devoran el presente y casi lo niegan.

Hoy mismo, en la mesa de la sala de prensa, al chico de la pole de Moto3, Jack Miller, le han preguntado por el rumor gigante de que pueda pasar a MotoGP el año que viene saltándose Moto2. El chico se ha reído ("No creo que eso suceda", ha dicho). Le han trasladado la pregunta a Marc y ha contestado: "Bueno, él sabrá lo que hace pero yo creo que antes de pasar a MotoGP hay que saber lo que son las caídas en Moto2, y luego las de MotoGP."

Es curioso. Un chaval de 21 años marcando los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.