miércoles, 9 de julio de 2014

1-7


El 1-7 de Alemania a Brasil. Los rezos de las camisetas amarillas. El 1-7 en realidad fue el 0-5 en media hora. En media hora se han dirimido algunos partidos. Media hora le duró españa a chile. Media hora Alemania jugando como si Guardiola mirase desde el banco, con los jugadores conectados al balón y desconectados del marcador. Empezando siempre de cero y haciendo la herida cada vez más grande. Salvaje. Sangre en los dientes. Mirada perdida. No se sabe dónde estuvo el final, cuando Alemania decidió parar o cuando se perdieron las miradas de los brasileños. Quién decidió el final y por qué se siguió jugando. Dónde quedó el talento y dónde lo diferente. Por qué iban de amarillo. Quién les engañó. Vi a Schweinsteiger casi desnudo celebrando y a Ozil moreno. Ozil moreno, sonriendo en la fila de jugadores abrazados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.