domingo, 24 de mayo de 2015

Honda, perdida en Le Mans

Tras la pesadilla de Honda en Le Mans, lo más sensato que he leído esta semana es lo que escribió Juan Martínez en SoyMotero.net

En ese artículo aventura cosas difíciles de comprender: "(Honda) ha hecho también cambios en el motor que no pueden ir hacia atrás. Son temas termodinámicos, no de transmisión. Se genera un par motor negativo en la fase de deceleración que este año se transmite de forma diferente al neumático: si el freno motor satura la capacidad de agarre del neumático, y entonces la moto acaba por no pararse."

Recuerdo perfectamente a Marc en el inicio del Campeonato hablando de las diferencias de la moto de este año con las de 2014. Decía que la moto era mejor en todo salvo en la zona media de la curva, donde tenían que ajustar algunas cosas. "Pero son cosas mínimas", decía juntando el índice y el pulgar delante de la cara. Explicaba eso, también lo recuerdo, a pregunta de la periodista de El País Nadia Tronchoni, que en la previa de la carrera de Qatar describía así la Honda 2015 de Marc: "Y lo hará con una moto tan buena –o incluso mejor: más estable, menos nerviosa, misma potencia y aceleración, magnífica la frenada– como la que ha tenido desde que apareció por MotoGP para cambiar las reglas del juego."

Tras aquella primera carrera sólo se habló de un problema con el embrague de la Honda, que arruinó la salida de Dani y Marc. El resto estaba bien. Era el embrague. El asunto llegó hasta Jerez. Nakamoto bromeba. Manuel Pecino, de SoloMoto, le decía: "Honda se inventa un robot como ASIMO y no sabe arreglar el embrague de la moto?" y Nakamoto contestaba: "ASIMO no tiene embrague." Y se reía a carcajadas.

Y llegamos a Le Mans, la quinta carrera del año, donde Marc se tuvo que jugar el tipo muy seriamente contra la Ducati de Iannone durante dos vueltas y media ¡para ser cuarto!

Necesitaba que la RC213V traccionase en la recta para igualar a la Ducati y lo que pasaba era que levantaba salvaje la rueda delantera.
Necesitaba que no derrapase tanto en la entrada de curva y el nuevo basculante hacía que no derrapase nada!
Necesitaba sentir bien el neumático delantero, básico en Le Mans, y acabó corriendo con un chasis que había descartado en pretemporada.

O sea, que en el box del #93 no estuvieron finos poniendo la moto para la carrera. Aprieta Lorenzo, no afloja Rossi, Ducati está... y Marc necesita algo que no encuentra.

Marc: quinto en Qatar, ganó en Austin, se cayó en Argentina luchando contra la Yamaha de Rossi, perdió en Jerez contra la Yamaha de Jorge, y en Le Mans... cuarto tras las dos Yamaha y la Ducati de Dovi. En esta última carrera, además todas las Honda tuvieron problemas con el tren delantero (caídas de Dani, Redding y Miller).

Y aquí viene el tema. En Francia un piloto me contaba que la gran diferencia de las motos de fábrica con respecto al resto es que tienen prácticamente un ingeniero para cada cuestión electrónica: uno para el anti wheelie, otro para el control de tracción, otro para el launch control... pueden sumar cinco o seis especialistas. Y cada vez que descargan la telemetría de la moto, los datos van simultáneamente al ingeniero de pista y a la fábrica de Japón, donde hay otro batallón de ingenieros  que pueden analizar y sugerir.

Y la secuencia en Honda es que han pasado de un único problema claro en la primera carrera, el embrague (que sólo se usa en la salida), a tener al doble Campeón del Mundo con un basculante que no le funciona y un chasis que descartó en pretemporada.

Y mientras tanto... en la segunda carrera del Mundial, la tercera, y la cuarta... ¿quién estuvo en el otro extremo del box? Cuando la gente de Marc miraba a su izquierda, ¿a quién veía? ¿Qué datos aportaban los ordenadores de ese lado del garaje?  Los de Aoyama. Pedrosa con su operación y su recuperación. Dani en casa. Puede haber sido casualidad, pero el #26, cuestionado porque en 9 años no ha ganado el Mundial con Honda, está tres carreras ausente y Honda se pierde. 

Takeo Yokoyama, el director técnico de HRC, estaba pálido en Le Mans. Marc, en rueda de prensa, decía: "no sabemos qué pasa y esto no se arregla de la noche al día, necesitaremos varias carreras." Cuando apareció Dani el mensaje fue diferente: "con un par de buenas ideas, la moto volverá a estar bien."

Son motos diferentes. Ok. No tienen nada que ver. Ok. La de Dani y la de Marc. Ok. Pero hay quien dice que esa moto la hizo Dani. La RC213V. Y coincide: ha estado tres carreras fuera y Honda ha estado "perdida" en un circuito en el que había conseguido las dos últimas victorias (2013 Dani, 2014 Marc).







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.