sábado, 13 de agosto de 2016

Oro

En realidad, cuando Nadal intercambió cinco o seis palazos cruzados con Tecau, el más sólido de la pareja rumana; cuando le ganó ese punto... lo mató. Miraban Mergea y Marc López esos misiles. Los miraban sabiendo lo que significaban. Nadal a katanazo limpio. Nadal para ganar el oro olímpico en el dobles.
Horas antes había derrotado a Bellucci, brasileño, en su país, con la pista en contra... pero ese ejercicio mental de abstracción y de morder a un tiburón ya se lo habíamos visto a Rafa tantas veces... Se clasificó para las semis del individual.
Se metió en la pista con Marc López y le metieron 6-2 a la pareja rumana. Les contestaron con un 6-3. Flojeaba Marc, flojeaba Rafa... y apareció de nuevo Nadal. Se metió en la cabeza de su compañero, gritaba para que le oyeran los rumanos... y una vez decantado quién era el fuerte de ellos, lo cosió a katanazos en ese punto. Lo mató a Tecau. Y fue oro.
Le estoy viendo sostener las lágrimas ya con el oro en el cuello. La pareja Nadal López. Mergea abraza cómplice a Marc. Todos saben lo que ha pasado. La katana la tiene en la cabeza. Rafael Nadal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.