lunes, 30 de junio de 2014

El miedo. Assen.

Assen fue un GP extraño. De ida y vuelta. Rápido como un relámpago. Aeropuerto circuito sábado aeropuerto, penaltis en el Brasil vs Chile. Y ya. En medio de todo eso, antes de la carrera, me fui a hablar con el Doctor Ángel Charte. Quería que me contase qué sensaciones medibles tiene el cuerpo humano a 320kmh. Al final me dejó una frase. Me dijo: "mira, la diferencia entre estos pilotos y el resto de los mortales está en cómo gestionan el miedo. Ellos tienen miedo, como todos nosotros, pero en situaciones de miedo el cerebro aumenta su capacidad de pensar y decidir. Y estos pilotos gestionan el miedo mejor que nadie."

En la carrera hubo muchos detalles. Esta vez más visibles, porque quedaban fuera de las rutinas. La lluvia caída a pocos minutos de empezar trajo miradas y procesos de decisiones acelerados ante la posibilidad de que la pista se secase al cabo de las primeras vueltas.



Qué hizo Marc? No usó la posibilidad de rodar en agua durante cinco minutos antes de la formación de parrilla. Salió, dió la vuelta y fue a su posición. Ejecutó sin dudas su plan. Neumático de lluvia, cambio de moto ensayado por si se secaba la pista (el único que cambia de moto de un salto, sin tocar el suelo). Listo. No hay más. Cuando ganó celebró con una foto para la mercadotecnia, haciendo que nadaba encima de la moto, con el pecho apoyado en el depósito y sin apoyar pies ni manos.

Qué hizo Valentino? Salía duocécimo. Arriesgó. Montó neumaticos para seco con el objetivo de no tener que cambiar de moto. Pol Espargaró, a su lado, le copió. Pero de repente volvió a llover. "Esos dos putos minutos de lluvia" Valentino dixit, cambiaron todo. Otra vez a por la moto con gomas de lluvia. A salir desde pit lane.

Qué fue la carrera? La carrera fue Márquez a cuatro segundos de Dovicioso tirando a saco para cazarle, y Márquez ganando con dos segundos de diferencia sobre la Ducati #04. La carrera fue Rossi remontando hasta quedar quinto, Aleix Espargaró luchando hasta el agotamiento vs Dani Pedrosa para finalmente ceder el podio. La carrera fue Jorge Lorenzo sufriendo para acabar decimotercero. Decimotercero.

Al llegar a Madrid busqué las palabras de Jorge. "Cuando he ido muy, muy lento y con miedo es cuando la pista estaba seca y caían gotas. El hecho de no estar luchando por el campeonato y la caída que sufrí aquí el año pasado me han hecho tener miedo a repetir la caída y no tener el coraje y el valor de los demás pilotos para ir rápido en estas condiciones”. Miedo. La gestión del miedo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.