domingo, 11 de octubre de 2015

Valentino vs Jorge. Motegi les hace transparentes

Jorge Lorenzo, rápido, en el mejor momento de su carrera deportiva, con la moto bien puesta, planteó este fin de semana como un ni me váis a ver. Fue así en cuatro entrenos, no fue así en la qualy. Quiso que fuera así en la carrera. Pero...

En el deporte de élite, donde la diferencia está muchas veces en los matices, con todo ordenado, con la victoria a la vista... cambia el viento y se da la vuelta la vida. A veces los matices son del tamaño de un elefante, pero cada cual los afronta de manera diferente. En Motegi hubo niebla y hubo lluvia. Hubo retrasos, carreras comprimidas, warm ups reducidos... y casi de repente, a las dos de la tarde: MotoGp. Con el cielo chipeando. Suelo mojado. Rossi mosqueado en la salida con el comisario de la bandera roja, que no acababa de irse. Pam. Semáforo apagado. Rossi y Jorge como dos misiles.

1er intercambio: Rossi y Jorge en paralelo a la primera curva. Jorge no puede sujetar la M1, Rossi le gana el interior. Adelanta. Contraataca Jorge en la siguiente, devuelve la pasada... y tira.

2º envite: El empuje de Jorge en las 5 primeras vueltas es de este calibre: 0.9-1.8 2.5 - 2.9 -3.0 sobre Rossi. Hay un mensaje claro: en agua, hoy, tampoco me vas a ver. Hasta la vuelta 15 Jorge gestiona una diferencia de 3.5 segundos con respecto a Vale.

3er asalto: A Jorge le salen dos enemigos imprevistos. El primero es Dani, que llega desde atrás con un ritmo endiablado, adelanta a Rossi y llega hasta él. Lo pulveriza de una (consigue la victoria 50) y le deja a Valentino a 1 segundo. El otro problema es que ha dejado de llover y el carril seco que se forma en la pista está destrozando los neumáticos. Jorge pierde la confianza y en la vuelta 20, a falta de cinco, no puede sujetar la moto en una frenada y Rossi pasa sin problemas. La diferencia en el Mundial es de +18 para Valentino. Quedando todas las carreras justo detrás de Jorge será Campeón del Mundo por décima vez.

Jorge dice: "el azar ha decidido la carrera."
Valentino dice: "[la diferente degradación de los neumáticos] creo que ha sido por una cuestión de setting."
Marc (cuarto) remata: "el Mundial lo gana el que se adapta mejor."

Jorge, a quien frecuentemente se lee en las redes sociales "la mala suerte no existe, existen las cosas mal hechas"... acaba admitiendo: "El buen trabajo no te garantiza el éxito."

Ya sólo queda Australia, Malasia y Valencia y Jorge va a necesitar un golpe de buena suerte para arrebatar este título a Valentino. El italiano consume cada gramo de energía física y mental que tiene en el fin de semana de Gran Premio. A la prensa italiana le dice: "Jorge y yo planteamos el fin de semana de manera diferente. El Viernes él ya va rápido, pero yo, por mi edad y por mi carácter me reservo un poco para llegar bien al final."

La tarea de comunicación que tiene por delante Valentino, de aquí a Valencia, es dejar claro que él también trabaja, que él también se lo pelea y que no todo es bailar la danza de la lluvia el sábado. Su tabla de resultados es imponente esta temporada. Sólo una carrera fuera del podio. Marc, desde la barrera, dice: "Hoy ha vuelto a sacar el máximo provecho de lo que había." Y parece que lo que hay es lo que está afuera: la pista, la moto, la lluvia, el grip... pero lo que hay también es lo que está dentro: cierto grado de sabiduría.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.