sábado, 10 de octubre de 2015

Volcán en erupción

Jorge Lorenzo. Pole y récord del circuito. Todo el fin de semana mandando. Vuela en la pista, baja los tiempos con una "facilidad" tremenda. Indiscutiblemente es el piloto más en forma y con la moto mejor puesta del Mundial. Es una barbaridad verle pilotar. Es Márquez 2014 pero sin que la moto se mueva un milímetro de donde debe estar.

Sin embargo llega al parque cerrado y hace un gesto de contrariedad. Y no es el hombro (ha hecho la Q2 con una infiltración mínima). ¿Está cabreado Jorge, o qué?

"Nos hemos equivocado de estrategia en la Q2. Tenía que haber salido el último y hacer sólo dos ataques al tiempo. Para hacer tres he salido pronto y Valentino ha ido detrás de mi. Le he enseñado el camino para ir rápido. Ha estado detrás de mi tres vueltas."

Tres vueltas que le valieron para superar en dos ocasiones a Jorge, aunque el tiempo bueno de verdad (a 0.081 de Lorenzo) lo sacó él solito.

Rossi, para la carrera: "Intentaré molestar a Jorge al principio, porque sabemos que si se va solo es muy difícil alcanzarle." Esa estrategia pasa por tres posibilidades:
1/ salir bien, o mejor que Jorge;
2/ que nadie se meta en la pelea (Marc o la segunda línea de Ducatis + Pedrosa); 3/ que llueva.

Que llueva. Ese es el tema. Jorge: "lo llevo mal, lo llevo mal, pero hay que competir con lo que se presente."

Estamos ante una situación increíble. Competitivamente inmejorable. Bueno, podría ser mejor, sí. Podrían estar las Hondas ahí también. Pero esto se plantea de la siguiente manera: el viejo piloto que se mete en una batalla que generacionalmente no le corresponde vs el campeón destronado por el niño, que vuelve a sacar el talento y el orgullo.

Quedan cuatro carreras. Mañana es Motegi. Sin pantallas en la pista, sin gente llenando las gradas, en el cráter de un volcán. Los pilotos, las motos, y la pista. Y el crono. Y el cuerpo a cuerpo. MotoGP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.