sábado, 14 de septiembre de 2013

Un verso y una cuchillada

La canción empieza con una búsqueda en el dial de una radio que finalmente encuentra una canción, unos compases de guitarra que se repiten. Entonces, a la tercera, suenan limpios, sin el ruido de la radio, y cuando ya piden la voz, la voz no está y vuelve a reperirse el compás; como si no quisieran sonar las palabras. Pero al final Gilmour dice: So, so you think you can tell, heaven from hell, blue skies from pain. Escribió esos versos al desaparecido Syd Barret, miembro de Pink Floyd, ex de la banda. La canción rompe con un verso agónico: How I wish, how I wish you were here [...] What have we found, same old fears. Wish you were here.

Valentino Rossi. A las 10 de la mañana del sábado esperó hasta asegurarse de que la señal internacional de televisión estuviese con él para sacar el casco de la funda. Tenía grabada la portada del disco Wish you were here, y dos versos de la letra recorriendo el diámetro como lágrimas. A las 10 de la mañana un latigazo de emoción lento y persistente: ojalá estuvieras aquí, Marco Simoncelli.

Luego hizo primera fila para salir mañana en carrera. Valentino Rossi.

Jorge Lorenzo. En los huecos del calendario hace entrenamientos de una dureza mental extraordinaria, buscando martillear la precisión, ejecutar dinámicas nuevas como un cirujano que necesita nuevas habilidades. Le han dado una herramienta nueva, el cambio seamless, pero tiene un problema: "No acabo de encontrar la manera de estar a gusto en esta pista." "No es fácil la situación que tenemos, pero las carreras hay que acabarlas." Mensaje al #93. Frente a la prensa internacional, sin embargo, dice: "Marc did an unbelievable lap".

La unbelievable lap tiene este dígito: 1.32.915. La hizo en el último ataque, cuando restaban 15 segundos para que finalizara la sesión de clasificación. Marc Márquez. La pregunta: "Desde fuera no parece que estés yendo a por la pole, parece que vas siempre a por el record del circuito." La respuesta: "Bueno, el Laguna Seca ya dije que me faltaba por mejorar el ser rápido a una vuelta con neumático nuevo y ya he aprendido cómo serlo: tirar a fondo y esperar que funcione el control de tracción, pero no demasiado porque si no frena la moto." Este es el niño. En su año de debut en MotoGP lleva 6 poles en 13 carreras (4 de esas poles son nuevo record de circuito). 5 victorias en 12 carreras, sólo una fuera del podio (Mugello, donde se cayó cuando rodaba segundo a 3 vueltas para el final). Un salvaje capaz de pilotar una bestia medio segundo más rápido que el Campeón del Mundo en un circuito corto a una vuelta. Marc Márquez.

La carrera.

Hace 15 días, al finalizar Silverstone, Jorge dijo: "Pude adelantar a Marc en una zona en la que sabía que era débil, la curva 8, donde se había caído." La pregunta: "Has visto alguna zona en la que Marc sea débil en este circuito?" Respuesta: "En el pit lane. O no, espera. Ahí seguro que también va rápido!" No fue la típica respuesta para hacer la gracia. Le salió sin pensar. Fue intuitiva, el tipo de concesión que se hace a alguien muy superior ante el cual sólo queda una defensa: reirse.

Mañana, a las dos de la tarde, frente al Mar Adriático sale Marc en pole, Jorge por el centro y Valentino tercero. Respiremos. Fijemos las miradas en la pantalla. Allá vamos. MotoGP.

llenazo en la sala de prensa. misano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.