domingo, 18 de agosto de 2013

Ahora veremos qué le gusta

Los americanos dicen storm. Asaltar. Márquez storms to Indianapolis pole. Pero storm también es tormenta. De la manera que se produce la pole parece una tormenta rápida, un viento fortísimo, que mueve todo y luego para. Tormenta. Asalto. En castellano decimos pulverizar el record del circuito. Dejar reducido a polvo lo anterior. Soplas y se va. Pulverizar. 1,37,958; ocho décimas de segundo más rápido que el anterior, el de Dani Pedrosa. Lo consigue después de haber rebajado dos veces más, en vueltas anteriores, ese mismo record de Dani. Storm. Attack. Storm. Record pulverizado.

En la foto de los tres pilotos que saldrán mañana desde primera línea Márquez hace ese gesto de sonrisa contenida de joder, igual me he pasado. Igual la travesura ha ido demasiado lejos. Pero aquí ya no se puede hablar de travesuras, ni de qué simpático es el niño, ni de mira qué gracioso. Aquí hay un piloto con un talento descomunal (ya se sabía), que entiende la moto de esta categoría como su cuerpo (ya desde hace varias carreras) y que maniobra con una precisión milimétrica en pista, entre otras cosas porque cuando comete un fallo su cuerpo de 20 años aguanta las sacudidas de ese bicho de 160kg/250cv/1000cc a base de bailar encima de él hasta domarlo de nuevo. Sabe el milímetro por el que puede pisar y va a por él. Está muy en el filo, pero ése parece ser el lugar que elige Márquez para divertirse. Y entonces, carrera y tras carrera, pulveriza records y encabeza la clasificación del Mundial de MotoGP en el ecuador del curso 2013.

En Indianápolis tendrá a su izquierda a Jorge Lorenzo, que se baja de la moto con una sonrisa afilada, cada vez más fuerte después de esas dos operaciones en 15 días (con 2 de 3 carreras posibles disputadas en medio). Y más allá Dani Pedrosa, con el hueso cada vez más soldado y el humor más relajado, más dispuesto a bromear y también a sonreir. Esa es la primera línea de salida de Indianápolis.

Ahora hay una cuestión: el #93 siempre ha dicho que le gusta divertirse en carrera, que le gustan los adelantamientos y los cuerpo a cuerpo. Pero mañana ocurre lo siguiente: es el líder del Mundial de la categoría reina del motociclismo, tiene 20 años y quedan 9 carreras; y tiene una posibilidad: salir bien, pegar un tirón, abrir hueco, irse, ganar y ser más lider del Mundial. Si se dan esas cuatro cositas veremos qué le gusta: ganar o divertirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.