sábado, 17 de agosto de 2013

Rafa puede con todo

Rafa aplaude la salida de pista de Federer, a quien acaba de derrotar. Una vez más. No a un Federer menor, no. Derrota al Federer prototipo, al del revés a una mano como látigo. Matar a Federer es jodido. Sin embargo hay un detalle. Después de salvar varias bolas de partido (cuatro?), Federer no pide el challenge en la última, una bola que salió fuera por milímetros. Cuando la TV da ese plano del ojo de halcón, Federer ya está en el vestuario y Rafa sin camisa recoge sus cosas en el banco. Es una concesión poética de Roger. Te doy la victoria; aunque quedemos 21-10 en el cara a cara. Da lo mismo. Ha ido fuera, pero ganas. Se acabó. Atrás han quedado golpes violentos, golpes de clase absoluta, golpes melancólicos, golpes de la vida no podría continuar así más tiempo? Sólo un poco más? Cinco minutos más? Golpes que han dejado la electricidad prendida en las gradas de Cincinnati.

La otra reflexión es que Rafa puede con todo. Es un titular a cinco columnas: Rafa puede con todo. Puede con el presente, ese capítulo de Juego de Tronos que fue su último partido ante Djokovic. Puede con el presente que se apaga: hoy Federer. Puede con quien se asome. Puede con lesiones, puede con ausencias de un año. Rafa puede con todo. Por el camino va ofreciendo versiones nuevas. Se quita del espejo y dibuja un perfil nuevo. Rafael Nadal es un deportista extraordinario. Es la polla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por leer. comenta lo que quieras. intenta no insultar, es desagradable.